Analista Rafael García Marvez: Rafael Lacava, el otro yo de Nicolás Maduro

El Coordinador de la Asociación de Columnistas del Estado Carabobo, Rafael García Marvez, suministró el siguiente análisis político con carácter de exclusividad a noticiero 52 que reproducimos textualmente:

Qué carabobeño no recuerda aquel mitin llevado a cabo en agosto de 2012 en la parroquia Miguel Peña donde el entonces presidente Hugo Chávez espetó a los seguidores que gritaban que querían a Lacava, precisamente para gobernador, que el candidato en su lugar sería Francisco Ameliach. Una figura anodina, desangelada; que a pesar de tener todo el respaldo, tanto político como económico del Ejecutivo Nacional su gestión fue casi nula, de matices que se movieron entre el gris y el negro; sin embargo, le adornan mejores condiciones que el nuevo pretendiente.

Pero Chávez que fue un hombre intuitivo, sagaz, evidentemente mucho más capacitado que Maduro, de inmediato se opuso a que el ítalo-porteño fuera el aspirante porque según él “aquí está en juego el 7 de octubre” fecha de las elecciones presidenciales de entonces, año dos mil doce.

En vista al obstáculo puesto por el cacique de Sabaneta al histriónico aspirante, le ofrecen en aquel tiempo como premio de consolación la alcaldía del municipio Puerto Cabello. Obtiene el triunfo montado en la ola de la  popularidad de quien precisamente lo había rechazado anteriormente. Finalmente, en agosto de 2016 abandona el cargo de alcalde por razones de una grave enfermedad, dicen unos, y otros apuntan a que no soportó el peso exigente de la administración pública y decidió salir al viejo continente.

Los nexos de Rafael Lacava llegan a tal intimidad con el Presidente que acepta ser el candidato de esta región por una solicitud que personalmente le hiciera Nicolás Maduro. Lo más preocupante de esta historia es que el candidato del gobierno nos ofrece a los carabobeños con una candidez virginal hacer un gobierno copia al carbón al de Maduro.

Maduro, aunque es un volver sobre lo mismo, es el causante de esta tierra arrasada que hoy está convertida la Venezuela mísera. Sin alimentos, ni medicinas, hasta extremos de no tener dinero para imprimir dinero para circulación diaria. Con 60 por ciento de desnutrición infantil, insegura, con la inflación más alta del planeta, fea, arruinada, acabada, en la ruindad.

Pienso que estas son suficientes razones para desprenderse de cosas insustanciales y disponerse a salir a votar este 15 de octubre. Incluso contra su voluntad. No votar, sé de antemano que en ningún caso lo harían directamente por un clon de Maduro, pero abstenerse es una manera indirecta o involuntaria de sufragar por Maduro y Rafael Lacava.

Para terminar, los sectores democráticos carabobeños, un Estado que no es pródiga en halagos, donde pocas veces se ha logrado el consenso, en esta ocasión como caso excepcional todos los partidos políticos decidieron apoyar a Alejandro Feo La Cruz para hacerlo su nuevo Gobernador. No es un personaje de circo. Es un profesional serio, preparado, honesto, trabajador, eso sí.  Sus posiciones, la alcaldía de Naguanagua por ejemplo, la ha ganado por méritos propios. Incluso más allá del andamio de Proyecto Carabobo.

 

Fuente: Noticiero52.

Deja un comentario