¡ENDEUDADOS! Leones y Tiburones deben un dineral a la Fundación UCV

La campaña 2016-17 de la Liga Venezolana del Béisbol Profesional (LVBP) no terminó de la mejor manera para los equipos que militan en la capital. Leones del Caracas y Tiburones de La Guaira se retiraron del diamante del Estadio Universitario de Caracas sin haber cancelado aproximadamente 38 millones de bolívares a la Fundación UCV, un monto que corresponde al arrendamiento y el mantenimiento de las instalaciones.

La disputa obligó al organismo a rescindir los contratos con ambos equipos. “La Fundación UCV está obligada a preservar el patrimonio de la UCV por lo que requerimos a los equipos que cumplieran con su obligación de mantener el Estadio conforme a lo pactado en el Contrato de Arrendamiento de Espacios, a fin de garantizar que la actividad deportiva se realice en las mejores condiciones posibles para los jugadores y la gran fanaticada beisbolera de Venezuela” declaró Alexis Rivas Gerente General de la Fundación UCV.

“Nuestro interés es que ambos equipos regularicen cuanto antes su situación, de forma que los próximos acuerdos que se suscriban garanticen estas condiciones” agregó.

La Fundación UCV señaló que, ante el reiterado incumplimiento de los conjuntos, decidieron culminar con la relación contractual de acuerdo a lo previsto en el propio contrato. Los equipos desde hace cuatro meses no cumplen con el mismo, pese a múltiples reclamos presentados.

El organismo se vio en la tarea en realizar un informe elaborado, en donde revela cómo, al momento de abandonar formalmente el estadio, Leones y Tiburones adeudaban más de 21 millones de bolívares por concepto de arrendamiento más los intereses y multas que se generaron por la mora e indexación por incumplimiento de pago.

Agregan que, además, los equipos dejaron de pagar 4 meses al personal de vigilancia, lo que ha comprometido la seguridad integral de las instalaciones en momentos en que ocurren robos de materiales y equipos dentro de las instalaciones. Así como tampoco cancelaron el servicio de energía eléctrica, acumulándose una deuda desde septiembre de 2016. A esto se suma que Tiburones de La Guaira desalojó el estadio sin haber pagado el arrendamiento por dos juegos de la postemporada.

“Estamos abiertos a dialogar sobre todos los acuerdos que sean necesarios para resarcir los daños causados y suscribir acuerdos favorables para todos, especialmente para la afición y para el deporte favorito de los venezolanos, pero no podemos permitir que este patrimonio universalmente reconocido, como el estadio Universitario de Caracas, se siga deteriorando” expresó Alexis Rivas.

Deja un comentario