Más de un mes y el trágico final: las similitudes del homicidio de Derek Manaure y los hermanos Faddoul

La noticia del hallazgo del cadáver de Derek Manaure, hijo del basquetbolista Juan Manaure desaparecido desde el pasado 23 de diciembre tras ser secuestrado en el Pasaje 11 de San Agustín, parroquia San Agustín, Caracas, trajo de nuevo a la memoria el caso de los hermanos Faddoul.

Y es que son varias las similitudes de ambos casos.  Hace 11 años, el 4 de abril de 2006, fueron hallados sin vida en San Antonio de Yare (Miranda) los hermanos y su chofer luego de ser secuestrados un 23 de febrero del mismo año.

Los criminales, algunos funcionarios de la extinta Policía Metropolitana, interceptaron a  Jason, Kevin y John, de 12,13 y 17 años, respectivamente, junto con Miguel Rivas, en Terrazas de Bella Vista (Caracas) cuando iban al colegio Nuestra Señora del Valle. Los días pasaban y no habían noticias de los jóvenes.

En su desesperación, la madre, Gladys Diab, difundió una carta dirigida a los secuestradores: “No estoy destruida como muchos lo piensan. No he tomado ningún tipo de calmante. Sólo he tomado el calmante de la oración y de la fe. Ahora es que tengo suficientes fuerzas para sacar adelante a esas criaturas que hasta ahora no se preguntan por qué fueron arrancadas de nuestras vidas camino a su colegio… Ya ustedes señores secuestradores conocen a mis hijos. Saben que no son malos y saben que nacieron para no ser negociados… Si Dios los escogió para finalizar con la misión de esas criaturas, no puedo hacer nada para evitarlo. No soy nadie delante de ustedes ni delante de Dios. Sólo les suplico que lo hagan rápido y mientras ellos duermen, les suplico que le den una foto de cualquier santo para que no se sientan solos. Lo único que puedo yo hacer de mi parte es rezarle a sus ángeles para que la subida al cielo, sea rápida y hermosa…”, rezaba parte de la misiva.

Los padres de los hermanos pagaron el dinero que los delincuentes les exigieron para liberarlos, pero a los pocos días, fueron hallados los cuerpos con tiros en la cabeza. Los Faddoul se marcharon del país después de la masacre. Hoy, la historia es otra, pero con el mismo trágico final.  Las autoridades venezolanas hallaron el cuerpo sin vida del hijo del basquetbolista  de 15 años, secuestrado por desconocidos el pasado 23 de diciembre.

Los restos del adolescente estaban enterrados en una zona boscosa del sector Chuspita, en el estado de Miranda (centro), según las mismas fuentes. El día del rapto -refiere EFE- los delincuentes engañaron al joven al pedirle que saliera de su casa para que recibiera un dinero que debía entregar a su padre y del cual él podría tomar una comisión. A Manaure supuestamente le pidieron 30.000 dólares para la liberación del infante.

Uno de los implicados en el rapto confesó a los cuerpos policiales donde encontrar los restos y reveló que el joven de 15 años estuvo en cautiverio hasta el primero de enero de este año, cuando fue asesinado. Sin embargo, ni las autoridades ni la familia Manaure se han pronunciado aún.

Vía El Cooperante

Deja un comentario