Popeye, el sicario de Pablo Escobar, sin censura: “Raúl Castro recibía la cocaína y Fidel lo sabía”

Una nueva y escalofriante entrega del material obtenido por el periodista Ricardo Canaletti (Telenoche y TN), John Jairo Velásquez Vásquez, más conocido Popeye, descubrió algunos datos más de la impactante trama de la estructura criminal del cartel de Medellín, liderado por el reconocido narcotraficante Pablo Escobar, de se involucra a Raúl Castro y su hermano Fidel Castro, mandatarios de Cuba.

Popeye era uno de los sicarios predilectos del jefe narco. El asesino mató a más de 300 personas y estuvo preso 23 años. Hoy, camina por las calles de Medellín y los colombianos lo reconocen. Popeye es el otro patrón del mal, y le contó a Canaletti sobre una de las organizaciones criminales más grandes del mundo: el cartel de Medellín.

En las dos primeras fracciones de la entrevista, que irá completa el domingo desde las 21 por TN, Popeye dio varios detalles de sus asesinatos y estremeció con una frase: “Un buen sicario mata de dos tiros, arriba de las cejas”.

Leé también: Popeye, el sicario de Pablo Escobar: “Un buen asesino pega dos tiros, arriba de las cejas”

Anoche se transmitió una nueva porción del relato. Esta vez, fue directo, con nombres y apellidos, e involucró a líderes políticos y de la cultura general en el tráfico de drogas con destino final Estados Unidos.

“Raúl Castro recibía la cocaína de parte de Pablo Escobar y Fidel (Castro) estaba al tanto de todo. La droga iba a Cayo Hueso, al sur de la Florida”, dijo, de entrada, este sicario nacido hace 53 años en la ciudad colombiana de Antioquía.

“Ese (Fidel) no es un líder mundial, es un dictador y un bandido. Yo estuve en Cayo Hueso, yo vi la droga. Cuando se descubre el tráfico de cocaína, en Cuba quedaron más de 10.000 kilos de droga enterrados”, redobló Velásquez Vásquez, con la frialdad que reconoce haber asesinado a casi 300 personas.

“A mí me puede llamar bandido, no hay problema. Pero le voy a contar más. A mí, Pablo Escobar me envía al aeropuerto de México, del D.F., a encontrarme con el Premio Nobel de Literatura Gabriel García Márquez. Sí, así como lo escucha. A él le entregué una carta de parte de Pablo Escobar, esa carta era para Fidel y Raúl Castro. Pablo Escobar le estaba pidiendo a Fidel un submarino ruso para llevar la droga desde México a La Habana, y con ese submarino, a Miami”.

Deja un comentario