¡Siguen los descubrimientos! Empresas vinculadas a El Aissami solo existen en papel

Puerto Ordaz no solo aparece en el mapamundi. Sino también en el mapa en donde están ubicadas 13 empresas que el Departamento del Tesoro de los Estados Unidos identificó el lunes como facilitadoras de movimientos de dinero ilícito y sociedades holding offshore para las operaciones de narcotráfico lideradas por el vicepresidente venezolano, Tareck El Aissami, a quien catalogan como prominente narcotraficante venezolano, publica Correo del Caroní.
Los documentos de la Oficina de Control de Bienes Extranjeros (OFAC, por sus siglas en inglés) del Departamento del Tesoro de los Estados Unidos indican que las dos empresas en Puerto Ordaz, Ciudad Guayana -la principal urbe del estado Bolívar- son Alfa One y Servicios Tecnológicos Industriales.

Estas y otras 11 empresas, propiedad de Samark López Bello -testaferro de El Aissami- harían parte de una red internacional que se extiende a las Islas Vírgenes Británicas, Panamá, el Reino Unido, los Estados Unidos y Venezuela.

Alfa One y Servicios Tecnológicos Industriales están ubicadas, según el Gobierno de los Estados Unidos y sus fichas en el Registro Nacional de Contratistas (RNC), en la zona industrial Los Pinos, uno de los sectores en Puerto Ordaz que concentra a pequeñas y medianas industrias, principalmente metalmecánicas, en calles enmontadas y con no pocos huecos.

El Aissami y Samark López

Es la zona industrial en donde están los galpones y depósitos de la comercializadora privada Traki y la disminuida red de distribución estatal de alimentos Mercal, en medio de un nutrido grupo de galpones, muchos de los cuales han ido cerrando al ritmo de la profundización de la caída de la actividad económica.

Sobre Alfa One y Servicios Tecnológicos Industriales, vinculadas a El Aissami, nadie sabe.

Alfa One sin rastros

La primera, Alfa One, está ubicada en “el piso 1 del Centro Empresarial Piacoa en la avenida principal de la zona industrial Los Pinos”. Es lo que indica la ficha del RNC. Sin embargo, ningún trabajador de la zona industrial ha escuchado hablar ni de la empresa ni del Centro Empresarial Piacoa.

Ningún edificio en la calle principal exhibe esta identificación. Desde el inicio hasta el final de la vía principal solo están el Centro Empresarial El Cubo, Tecina, Los Pinos y el Edificio Colonico. “En seis años que tengo trabajando acá nunca he escuchado de ese centro empresarial”, comentó un trabajador de una comercializadora de productos de refrigeración.

Una búsqueda en Google del “Centro Empresarial Piacoa” arroja solos dos resultados: la ficha de Alfa One en el Registro Nacional de Contratistas y la reseña de un portal informativo que especificó la dirección de la compañía aportada por el Departamento del Tesoro de los Estados Unidos, hasta ahora sin rastros de ubicación y funcionamiento.

Samark López Bello, calificado como testaferro del prominente narcotraficante y vicepresidente Tareck El Aissami, figura en la ficha como presidente de la compañía, con el 70% de las acciones. Enrique Alberto Chacín aparece como vicepresidente, con el 30% del capital accionario.

La supuesta dirección de la compañía está a poco más de dos horas de Tucupita, capital del estado Delta Amacuro, de donde es oriundo López Bello.

La empresa fue inscrita el 27 de diciembre de 2006 en el RNC, con el objeto social de suministro de personal, materiales, vestuarios, productos y repuestos, equipos e implementos para la industria, de seguridad industrial, ejecución de obras civiles, materiales de construcción y mantenimiento de obras bien sean civiles, mecánicas e industriales.

En la definición, mencionan la palabra lícito en tres oportunidades y destacan que están al servicio de la industria en general, la exportación e importación de bienes, productos y servicios lícitos; “y en general explotar el ramo o actividad que decidieren emprender los socios en un futuro, conexo con el objeto principal de la empresa y siempre que fuere de lícito comercio”.

Actualmente está inhabilitada para contratar con el Estado. A ninguno de los tres números telefónicos de contacto entran llamadas.

En su relación de obras, solo aparecen los servicios prestados en 2006 a la empresa privada Fibranova, filial de la maderera Masisa Venezuela.

Infructuosa ubicación

Tampoco fue posible ubicar la sede de Servicios Tecnológicos Industriales. En la primera transversal, ningún galpón está identificado con este nombre. Los números telefónicos publicados en el RNC están apagados o no asignados. En empresas de la zona industrial Los Pinos dijeron desconocer detalles de la compañía investigada por el Gobierno de Estados Unidos y su ubicación.

En esta compañía, Samark López figura como vicepresidente con el 30% de las acciones, mientras que el 70% restante del capital accionario pertenece a Cipriano del Valle Magallanes González, quien no forma parte de la junta directiva. El presidente es David Alberto Magallanes Díaz.

Entre julio de 2004 y el mismo mes de 2005 contrató con Sidor, en manos entonces del grupo trasnacional Techint; y con la filial de Masisa, Fibranova, en trabajos principalmente eléctricos.

A diferencia de Alfa One, esta compañía amplía su campo de acción en una multiplicidad de actividades desde el suministro de equipos de oficina y uniformes hasta la prestación de servicios de obras civiles, materiales de construcción y mantenimiento de obras civiles, mecánicas y eléctricas e industriales; operación y mantenimiento a instalaciones petroleras; diseño, construcción y mantenimiento de subestaciones, líneas y tendidos eléctricos, plantas de tratamiento de agua, residuales y potables e, incluso, mantenimiento de áreas verdes.

Sertica

El Departamento del Tesoro de los Estados Unidos aseguró que El Aissami usa a López Bello para adquirir determinados bienes. “López Bello también se encarga de las gestiones de negocios y las cuestiones financieras de El Aissami, con lo que genera considerables ganancias producto de las actividades ilegales que benefician a este último”.

Desde junio del 2000, precisa, más de dos mil empresas e individuos han sido nombrados conforme a la Ley de Designación de Cabecillas Extranjeras del Narcotráfico (Ley Kingpin) por su participación en el narcotráfico internacional.

El Gobierno de los Estados Unidos informó que las sanciones por violaciones a la Ley Kingpin fluctúan entre penas civiles de hasta $1.437.153 millones por cada violación a penas criminales más severas; 30 años de prisión y multas de hasta $ 5 millones para directivos de empresas; multas de $ 10 millones para empresas y hasta 10 años de prisión para otros individuos.

Vía EP Mundo

Deja un comentario