Uribe expresa su rechazo al mensaje de Vargas Llosa sobre la paz en Colombia

El texto El precio de la paz en el que el escritor Mario Vargas Llosa expresa su opinión sobre el proceso de paz en Colombia no solo fue replicado por medios nacionales y compartido en redes sociales una y otra vez, también motivó un pronunciamiento del Centro Democrático, el partido político del expresidente Álvaro Uribe. En una carta firmada por las juventudes de ese movimiento y aprobada por Uribe, manifiestan su rechazo al mensaje de Vargas Llosa sobre la paz en Colombia.

“Convencidos de su espíritu democrático, lo invitamos a leer el acuerdo de 297 páginas para que verifique que el objetivo no es la paz, sino imponernos el modelo que ha hecho tanto daño a Cuba y a Venezuela”, se lee en el documento del uribismo, en el que además desaprueban que el Nobel de literatura compare experiencias como las de El Salvador y Guatemala con la situación en Colombia. “No son iguales a nuestro caso porque eran insurgencias armadas contra dictaduras y no democracias afectadas por el terrorismo”, señalan.

Vargas Llosa, en el texto publicado en ELPAÍS, asegura que si fuera colombiano votaría por el sí en el plebiscito de paz con las FARC y recuerda la historia del también escritor Héctor Abad, cuyo padre fue asesinado por paramilitares. Destaca el texto Ya no me siento víctimaen el que el Abad habla de la justicia y la importancia de que no se repita el horror que ha dejado más de cincuenta años de guerra en Colombia. “Héctor Abad dice que esa perspectiva estimulante justifica que se deje de mirar atrás y se renuncie a una justicia retrospectiva, pues, en caso contrario, la inseguridad y la sangría continuarán sin término. Basta que se sepa la verdad, que los criminales reconozcan sus crímenes, de modo que el horror del pasado no vuelva a repetirse y quede allí, como una pesadilla que el tiempo irá disolviendo hasta desaparecerla”, escribió Vargas Llosa.

La Paz en Colombia centro del debate

Al respecto, los jóvenes uribistas reiteran el discurso en el que se ha centrado la campaña por el no en el plebiscito. “Las democracias se fortalecen castigando a aquellos que, como las FARC, desestimaron las múltiples oportunidades de ingresar a la legalidad, no premiándoles con participación política y cero cárcel sus múltiples masacres, el reclutamiento de miles de menores, el abuso sexual y posterior obligación a abortar de centenares de niñas, el narcotráfico y la minería ilegal”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *