Un millón de dólares en soborno pagó ex alcalde de Maracaibo por final de Copa América 2007

El diario zuliano Panorama publica este sábado 08 de octubre una entrevista al ex alcalde de Maracaibo, Giancarlo Di Martino, donde asegura haber pagado un millón de dólares por lograr que esa ciudad fuese la sede de la final de la Copa América 2007, celebrada en Venezuela.

Aquí la reseña de ese importante medio:

Con el presidente de la Fifa en aquel momento, Joseph Blatter, como testigo, la ciudad de Maracaibo pagó a los dirigentes de la Confederación Sudamericana de Fútbol (Conmebol) un millón de dólares para ser sede de la final de la Copa América Venezuela 2007.

El  alcalde de la capital zuliana en esa época, Giancarlo Di Martino, reveló a PANORAMA la presencia de Blatter y de toda la directiva del balompié sudamericano en la cena donde se acordó el pago a esos dirigentes de la región.

Ahí estaban Nicolás Leoz y Eugenio Figueredo, presidente y vicepresidente de Conmebol, respectivamente. También Rafael Esquivel, presidente de la Federación Venezolana de Fútbol.

“Toda la plana mayor estaba allí”. Para aquel año, Julio Grondona era el mandatario del deporte rey argentino, su homólogo en Brasil era Ricardo Teixeira, en Colombia tenían a Luis Bedoya al frente del fútbol, Manuel Burga era el jerarca de toda actividad futbolística en Perú, su similar en Ecuador era Luis Chiriboga, mientras en Bolivia presidía el balompié Carlos Chávez. “Todos estaban”, aseguró  el exalcalde.

La sede del partido definitorio por la Copa se había anunciado para Maracaibo desde febrero, justo antes del sorteo de grupos. Pero… “Eso fue un mero formalismo deportivo que no tenía peso y que podía ser revocado, podía haber cualquier excusa (…) la guerra no cesó, la lucha continuó, las presiones siguieron, más allá de que nosotros teníamos un pacto,  no estábamos seguros hasta que las entradas no dijeran: Final en Maracaibo. Y eso lo manejaba una empresa privada”.

“El acuerdo se cierra completamente con la presencia de Blatter”, relató quien se convertiría en el anfitrión de ese ansiado partido 26 de la Copa América 2007.

“Fue una cena muy rápida porque yo fui al grano: ‘Yo quiero la final’. Ellos primero empezaron con planteamientos formales y después fueron al económico”. 

“Las formalidades que tenían que ver con la seguridad, televisión, ubicación para transmitir, privilegios para algunas emisoras y televisoras, entradas para personajes especiales y todo lo que solicitaron se les dio. De paso, me imagino que observaron que Maracaibo podía entregarle un buen porcentaje a ellos con la venta de entradas, con un estadio lleno y que de allí, podían recaudar el porcentaje que ellos, de alguna u otra manera, percibían por partido”.

Una vez que se convencieron de que lo organizativo se iba a cumplir llegó el punto de los “verdes”.

“Allí tuvimos que dar un aporte importante para poder terminar de consolidar esa final”, certificó Di Martino. “Fue de un millón de dólares”. 

“Yo conseguí el dinero con varios empresarios. Porque una institución pública como la alcaldía (de Maracaibo) no maneja dólares pero sí los tenían muchísimos amigos que aportaron para poder colocarlos en esa mesa y decir: Ya basta, quiero la final en Maracaibo. Ustedes, ¿qué quieren? 

– Queremos un millón de dólares.

– Déjenme buscarlos, denme dos días. 

– No. Tienes 24 horas. Si no, se la damos a otro. 

“Hubo un minuto de silencio, como diciendo: ¿Y si hubiésemos pedido dos (millones de dólares)?”. 

Deja un comentario