Facebook en el ojo de la tormenta por foto de niña del napalm

El Comercio:

La ira de un escritor noruego hizo que Facebook rectifique la censura de la histórica foto de “la niña del napalm” de Vietnam

La política de servicio de Facebook ha registrado una nueva polémica, esta vez en Noruega, luego de que la red social censurara la icónica imagen en la Nick Ut que mostraba a una niña huyendo de un bombardeo con napalm durante la Guerra de Vietnam.

 

 

La fotografía data de 1972 y se llevó un premio Pulitzer. Desde su aparición, la captura de Ut se ha convertido en uno de los retratos más crudos sobre la naturaleza de la guerra y su impacto en las vidas de los seres humanos.

La imagen fue compartida por el escritor Tom Egeland hace unas semanas, lo que no solo derivó en la supresión de la fotografía, sino que también desembocó en el bloqueo de su cuenta. La decisión trajo de vuelta el debate sobre las limitaciones de la libertad de expresión en Noruega y provocó que una gran cantidad de noruegos comparta la misma imagen en Facebook como muestra de solidaridad.

En el grupo mencionado se encuentra la primera ministra de dicho país, Erna Solberg, quien subió la imagen a su página personal. Según información recogida por la agencia Associated Press, la fotografía subida por Solberg también fue eliminada pocas horas después por la red social, tal y como confirmó Sigbjorn Aanes, uno de sus asistentes. “Lo que hacen al retirar este tipo de imágenes, aunque sea con buenas intenciones, es censurar nuestra historia común”, señaló Solberg a la agencia de noticias noruega NTB.

Paralelamente, también se reportó que el perfil del director del diario local Nettavisen fue suspendido al compartir la captura y criticar duramente la postura de Facebook.

Es por ello que en su edición de esta mañana el periódico Aftenposten dedicó por completo su portada al polémico hecho. El director del diario, Espen Hegil Hansen, publicó una carta destinada a Mark Zuckerberg, fundador de la red social, explicando por qué no compartía la decisión de su empresa.

“Escucha, Mark, esto es serio. Primero hacen reglas que no distinguen entre pornografía infantil y famosas fotos de guerra. Luego las aplican sin dejar margen al buen juicio y después, censuran también la crítica y el debate y castigan a quienes se atreven a criticar”, explicó Hansen en su carta, según informó el diario español El País.

El director de Aftenposten señaló que no eliminaría la fotografía “ni hoy ni nunca” y agregó: “Pero, querido Mark, tú eres el editor más poderoso del mundo. Incluso para el Aftenposten es difícil evitar Facebook. De hecho, no queremos hacerlo porque tú nos ofreces un gran canal para distribuir nuestro contenido. Y queremos hacerlo con periodismo. Sin embargo, a pesar de ser el director del diario más leído de Noruega, tengo que darme cuenta de que estás restringiendo mi ejercicio de responsabilidad editorial. Creo que estás abusando de tu poder”.

La Asociación de Prensa de Noruega se sumó a los cuestionamientos, pero decidió dar un paso más adelante al solicitar al fondo soberano nacional sancionar de alguna manera a la compañía. El fondo soberano noruego es dueño del 0,52% de las acciones de Facebook y ha inverido 1.400 millones de euros en la empresa. Por el momento no ha habido respuesta por parte de dicha institución ni de su comisión de ética.

Finalmente, la ola de críticas llevó a que la red social restablezca la fotografía en su plataforma a lo largo del día. “A la vez que reconocemos que se trata de una foto icónica, es difícil hacer una distinción entre permitir una fotografía de un niño desnudo en una instancia particular y no en otras”, señaló al respecto un portavoz de Facebook al medio británico The Guardian.

Como se mencionaba al inicio de esta nota, no se trata de la primera vez que la compañía recibe denuncias de censura, pues a lo largo de este año ya se han registrado casos como el de la eliminación de una famosa pintura pop art de la página del Museo de Arte de Filadelfia o el retiro de un boceto renacentista del siglo XVI, solo por citar algunos casos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *