Construyendo Futuro Conveniente Celio Celli G.

 

1.- Nicolás Maduro avanza hacia un precipio. Está débil, ha perdido apoyo popular. Eso se evidencia en las escasas y deficientes movilizaciones realizadas en su campaña proselitista. También se refleja en las encuestas o sondeos de opinión que registran cerca del 80% de rechazo y lo ratifica el abuso de poder que cada día se manifiesta con mayor fuerza. Ni siquiera en el ámbito militar la tiene todas consigo, pasa del centenar de oficiales detenidos o en proceso de investigación por expresar malestar o descontento con sus ejecutorias y las consecuencias de ellas que han sembrado hambre, miseria y muerte entre los venezolanos.

2.- Resulta evidente que se ha resquebrajado su respaldo a lo interno del PSUV, por ello jugó adelantado con la creación de un partido diferente presidido por Deisy Rodríguez y cuya tarjeta colocaron justo al lado de la del PSUV. No obstante, cuantos dirigentes estarán dispuestos a permanecer inmóviles ante la crisis que nos aqueja?; crisis sin precedentes en nuestra historia, en todos los órdenes económicos, políticos, sociales e institucionales. Además ante el riesgo de ser investigados, sancionados y aislados por la comunidad internacional del mundo occidental desarrollado. He allí la razón por  la que muchos analistas consideran que Maduro se aproxima a una implosion entre sus seguidores y acompañantes y que ello profundizará la ingobernabilidad que solo se resolverá con su salida del gobierno. El escenario le será mucho más adverso luego del 20 de Mayo, cuando perderá toda legitimidad. Por ello consideramos que lo más conveniente para él sería suspender ese llamado a votaciones. Así podría lavarse la cara y entregarle la presidencia a quien resulte ganador en unas elecciones transparentes, legítimas, competitivas y reconocidas.

3.- A pocos días del llamado a votaciones de Maduro, que no elecciones, se percibe que la no participación será altísima, votarán los simpatizantes de Maduro más lo que lo hagan por interés o por temor a perder algún beneficio material. Adicionalmente lo harán unos pocos que se repartirán entre Henri Falcón y Javier Bertucci. Se evidenciará el elevado nivel de conciencia de las mayorías nacionales acerca de este fraude preparado por el CNE a la medida de las aspiraciones y conveniencia de Nicolás Maduro y su entorno, empeñados en perpetuarse en el poder.

4.- El resultado es conocido, está cantado, Maduro se colocará como ganador con una participación, ficticia obviamente, suficiente como para tratar de darse legitimidad, y su ventaja sobre quien coloquen de segundo de tal dimensión que sea inferior a la abstención, esto con el objetivo de promover hábilmente la discusión interminable entre los sectores democráticos sobre que hubiese pasado si asistimos a votar. Sería una forma de profundizar las contradicciones y discusiones, para mí estériles, entre las fuerzas de oposición especialmente entre “los guerreros del teclado”. Por ello consideramos que Falcón, a quien reconocemos su trayectoria política y su aspiración legítima, debe considerar y aún está a tiempo, retirarse de esa farsa, denunciarla con firmeza y así colaborar con la consolidación de la matriz de opinión, ya  conformada, de que Maduro no es un Presidente constitucional y democrático, por el contrario es un autócrata que se autoproclama presidente. Eso es lo más conveniente para Henri Falcón, eso lo convertiría en uno de los principales líderes de los sectores democráticos, indispensable en cualquier solución que se consiga al actual cuadro de crisis política.

5.- A partir del 21 de Mayo Nicolás Maduro será considerado un Dictador, totalmente ilegítimo, el lo sabe, también su entorno entre los que comienzan a aflorar las contradicciones que terminarán por implosionar al régimen, haciéndolo inviable. Los demócratas lo combatiremos como lo que somos: demócratas. Allí cabría Henri Falcón según sea su actitud frente a la farsa de Maduro. Y ninguna dictadura es eterna. En Pie de Lucha!!!.