#Opinión Ella Dice…Él Dice… Negociaciones Secretas

El 17 de Diciembre de 2.014 los presidentes Barack Obama y Raúl Castro sorprendieron al mundo anunciando simultáneamente, desde Washington y La Habana, el restablecimiento de las relaciones diplomáticas entre Cuba y Estados Unidos.  Para esa fecha cubanos y norteamericanos tenían más de dos años negociando en secreto con ese propósito bajo el auspicio de la Santa Sede. En la historia reciente, árabes e israelíes, el gobierno de Colombia y las FARC, líderes en diversos países, grupos insurgentes y gobiernos en todo el mundo han mantenido negociaciones secretas para alcanzar tratados de paz, convenios económicos, transiciones a la democracia y diversos acuerdos que forman parte de las complejas interacciones del mundo moderno. ¿Es necesario el secreto? ¿Existe una línea divisoria entre una negociación secreta y el engaño? ¿Traicionan  los políticos la confianza de la gente cuando negocian tras bastidores? ¿Qué negocia la Mesa de la Unidad Democrática (MUD,) secretamente, con el gobierno de Maduro?

ELLA DICE…

Luego de saberse que integrantes de la MUD y representantes del gobierno se reunieron varias veces en secreto, mucha gente se pregunta si lo que se negoció fue el Referéndum Revocatorio y la libertad de los dirigentes políticos encarcelados, cosa negadas por ambos bandos. Sin embargo algunas personas  acusan a la MUD de traidora  mientras que  otros que piensan que, de ser necesario,  habría que sentarse a negociar con el mismo diablo, como cuando  secuestran a un familiar y se  tiene que dialogar y negociar su liberación con los secuestradores. Y es que en estos momentos lo que está en juego es la libertad secuestrada  de Venezuela.

Fue Jorge Rodríguez, quién señalo que representantes de la MUD se reunieron en secreto con altos dirigentes del gobierno y del PSUV y desde allí se ha generado todo tipo de especulaciones.

 En todo sistema democrático hay que negociar y más en un momento tan crítico como el que vive Venezuela, donde hay que buscar acuerdos sean secretos o públicos para reconstruir al país, activar el Revocatorio y fijar la fecha de las elecciones regionales. Se tiene que destrancar el juego por la vía constitucional y para ello hay que fortalecer a la Unidad, dejando de lado protagonismos y ambiciones personales.

En su más reciente artículo el analista Luis Vicente León ha señalado que la negociación será dura y el gobierno intentará manipular los hechos. Pero aun así hay que proceder con una negociación, en la que ambos bandos tendrán que hacer concesiones, para lograr resultados sin recurrir a la violencia.

Tenemos que dejar de criticar a la MUD porque se haya sentado a negociar, o lo haya hecho en secreto.  Esas críticas solo benefician al gobierno que siempre ha jugado al Divide y Vencerás. Además no existe un sólo caso exitoso en el ámbito de la resistencia pacífica que haya logrado sus objetivos sin Unidad. Ningún movimiento liberador no violento, desde Gandhi hasta Ucrania, ha logrado sus objetivos sin caminar unidos. Ese es el secreto. Que Dios bendiga a Venezuela.

Sandy Aveledo  @sandyaveledo

EL DICE…

El secreto a veces es necesario en los procesos de negociación. Sobre todo cuando se trata de encuentros exploratorios que buscan establecer las bases para negociaciones formales, como ocurrió entre el gobierno de Colombia y las FARC.  El secreto también puede ser imprescindible cuando, por su misma naturaleza y complejidad, las negociaciones deben adelantarse con celeridad y alejadas del escrutinio público, como las que permitieron a los Estados Unidos y la Unión Soviética resolver la Crisis de los Mísiles de Cuba de 1962, evitando una guerra nuclear, durante los gobiernos del presidente John F. Kennedy y el primer ministro Nikita Kruschev.

En varias ocasiones integrantes de la MUD se han reunido para negociar, en secreto, con representantes del gobierno de Nicolás Maduro.  Pero por indiscreciones de los participantes o anuncios hechos por personas que estaban al tanto de estos encuentros los venezolanos hemos tenido conocimiento de estas negociaciones sin que sepamos exactamente cuál es su propósito, cosa que ha dado lugar a toda clase de  especulaciones y conjeturas.  Secreta o no, toda negociación debe tener un propósito y una agenda. La agenda puede mantenerse en reserva, pero el propósito de una negociación tarde o temprano tiene que hacerse del conocimiento público. ¿Cuál es el propósito de estas negociaciones entre el gobierno y la oposición?

Pocas personas se enteraron de los detalles de la agenda de las negociaciones que  durante el primer gobierno de Rafael Caldera (1969-1973,) permitieron la legalización del Partido Comunista y la desmovilización de buena parte de la  guerrilla en nuestro país. Pero el gobierno y los insurgentes tenían entonces un propósito claro; la pacificación de Venezuela. Todo el mundo sabe ahora que el gobierno de Maduro y la MUD se han reunido en secreto y se conocen hasta ciertos detalles de la agenda pero al parecer, ni el gobierno ni la Mesa, tienen claro el propósito de esas negociaciones. Es eso lo que genera desconfianza y permite que muchos integrantes de la MUD se sientan traicionados. Y eso es también lo que hace posible que los opositores radicales, aprovechando el descontento,  sigan descalificando a la Mesa y, cosa que no es un secreto para nadie, traten de promover salidas violentas que no apoyamos la mayoría de los venezolanos.

Luis Gallo @luisgallog

Ella Dice Él Dice
Ella Dice Él Dice

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *