#Opinión Ella Dice…Él Dice… ¿Diosdado  Cabello, presidente?

Escrito por: Sandy Aveledo y Luis Gallo.

En su programa de radio el gobernador de Carabobo, Francisco Ameliach, dijo que de ser revocado Nicolás Maduro el próximo año, Diosdado Cabello podría ser el próximo presidente de Venezuela.

La sorprendente afirmación no ha causado mayor revuelo en la filas del PSUV, públicamente por lo menos, pero en terrenos de la Mesa de la Unidad Democrática se han hecho toda clase de interpretaciones.  Para muchas personas en la MUD Ameliach, al decir que Cabello podría ser el próximo presidente, habría reconocido que  Nicolás Maduro perdería el revocatorio aún si este se realiza después del 10 de Enero del 2017.  Otros ven en esta declaración el reflejo de un conflicto de poderes en el seno del PSUV, en el que el gobernador carabobeño, previendo una derrota en el revocatorio o incluso una renuncia del presidente Maduro, que no implique un cambio de gobierno, estaría tratando de promover, para culminar el mandato de Maduro, a un representante del sector militar que salió de la Fuerza Armada a la arena política después del fallido golpe de Chávez en 1992. Ese representante sería Diosdado, o quizá, debido al rechazo que tendría Cabello ¿Podría ser el mismo Francisco Ameliach?

Diosdado Cabello, militar insurgente, Vicepresidente  de Venezuela, encargado de la presidencia en Abril de 2002 tras el breve derrocamiento de Hugo Chávez, gobernador, ministro y expresidente de la Asamblea Nacional es uno de los hombres más poderosos del país y también uno de los más cuestionados. Decían que era como un hijo para Chávez, pero el fallecido mandatario no lo escogió como su sucesor y se decidió por Nicolás Maduro. ¿Por qué?  Y ahora que Maduro, quién ha hecho un pésimo gobierno, está contra las cuerdas, ¿Tiene Diosdado Cabello alguna posibilidad de llegar a ser presidente?

ELLA DICE…

Diosdado Cabello es sin duda el segundo hombre más poderoso del país. Odiado por muchos en la oposición, temido por otros y visto como un revolucionario consecuente y leal por el chavismo más radical, Diosdado ha sido asomado como posible presidente por el gobernador de Carabobo Francisco Ameliach.

Hay dos cosas que son ciertas sobre Cabello; genera polémica y está siempre en campaña con su verbo agresivo y sus críticas despiadadas contra la oposición.  Diosdado tiene una vida amorosa presuntamente tormentosa, asociada a actrices y periodistas, ha sido vicepresidente, ministro y diputado,  tiene varias denuncias en Fiscalía por hechos de corrupción y ha sido vinculado al narcotráfico, sin embargo no tiene juicios abiertos ni dentro ni fuera del país.

De acuerdo a algunos analistas políticos es difícil que el revocatorio se pueda realizar este año. De allí que, como lo plantea Ameliach, Cabello podría ser designado vicepresidente para que, en caso de producirse un revocatorio en el 2017, quedé como presidente hasta el 2018. Eso sería una verdadera tragedia, Venezuela ha tenido bastante con estos 17 años de revolución y aunque nadie creyó que alguna vez tendríamos un presidente peor que Chávez  llegó Maduro y ahora  ¿Podría llegar Diosdado?  Espero que no.  Venezuela merece un cambio para bien, para su desarrollo, progreso y bienestar, ya basta de equivocaciones. Que Dios nos proteja y nos ilumine.

@sandyaveledo

ÉL DICE…

Pocos dirigentes políticos en Venezuela generan tanta polémica como Diosdado Cabello Rondón, de quien se dice casi que cualquier cosa. Por años, activistas de la oposición, sobre todo por las redes,  han dicho que Cabello es uno de los hombres más ricos del mundo, atribuyéndole la propiedad o el control, por interpuestas personas, de numerosas empresas e industrias dedicadas al calzado, las medicinas, la pesca y la fabricación de motocicletas. Se habla de cuentas en paraísos fiscales donde estarían depositados cientos de millones de dólares cobrados mediante sobornos y Diarios como el ABC de España han hecho de la “escandalosa vida amorosa” del “número dos del Chavismo” toda una novela por entregas. Y más aún, ese mismo diario, al igual que el Herald de Miami, asegura que Diosdado Cabello es el Jefe del Cartel de los Soles, una organización implicada en el tráfico internacional de drogas que dirigida por Cabello estaría integrada por altos mandos de las Fuerzas Armadas de Venezuela.

En Enero de 2015, Leamsy Salazar, un capitán de la Armada que hizo las veces de guardaespaldas del presidente Chávez y de Cabello, huyó a los Estados Unidos con asistencia de la DEA. Una vez allí, Salazar, bajo un programa de protección de testigos de la agencia antinarcóticos estadounidense, declaró que había visto a Diosdado Cabello dar órdenes para llevar en lanchas toneladas de cocaína a EE.UU., que habrían sido enviadas desde Colombia por las FARC. Pero el gobierno de Washington nunca incluyó a Cabello en la lista Clinton y Salazar, entre mentiras y contradicciones, ha caído en el olvido. Lo cierto es que llama la atención que hasta ahora ninguna de las denuncias de narcotráfico y corrupción hechas contra Cabello ha sido comprobada.  Pero esa circunstancia no califica al controversial “hombre fuerte” del chavismo para ser Presidente de Venezuela, que requiere al frente de la primera magistratura a una persona preparada, honesta, con convicciones democráticas arraigadas y que pueda, respetando a los adversarios políticos, reconciliar a un país polarizado.

Dicen que Diosdado Cabello es un hombre leal al fallecido presidente Hugo Chávez y a la Revolución. La lealtad, que a ratos parece escasear por los lados de la MUD, es un valor admirable. Pero Chávez se equivocó y la Revolución terminó traicionando sus mejores ideales, plasmados en la Constitución. La lealtad sólo es un valor cuando va asociada a las personas decentes, al respeto a los derechos humanos, a los buenos principios, a las mejores causas, a los mejores ideales, a las grandes libertades. Lamentablemente no es ese el caso del presidente Maduro, del diputado Diosdado Cabello ni del gobernador Francisco Ameliach.

@luisgallog

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *