#Opinión Sandy Aveledo y Luis Gallo. ELLA DICE….ÉL DICE… LA ILEGALIZACIÓN DE LOS PARTIDOS POLÍTICOS

El Consejo Nacional Electoral (CNE) ha decidido que, entre el 18 de Febrero y el 23 de Abril de este año, los partidos políticos que no participaron con tarjeta propia en las dos últimas elecciones, o que de haberlo hecho no hubiesen obtenido el 1% deben relegitimarse de conformidad con lo establecido en la Ley de Partidos Políticos de 1964.  La Mesa de la Unidad Democrática (MUD) advierte que el procedimiento fijado por el CNE dificulta en grado extremo la relegitimación de los partidos, a la vez que denuncia que el órgano electoral podría también anular el registro de la MUD como organización con fines políticos, por lo que considera ilegales e inconstitucionales las normas aprobadas. Otros partidos aliados del gobierno de Maduro, entre estos el Partido Comunista  (PC,) no participarán en dicho proceso pues consideran que las condiciones fijadas son de imposible cumplimiento y en el caso de los comunistas, estos aseguran que al hacer pública su militancia  muchos camaradas podrían ser estigmatizados por empresarios o hasta perseguidos por agentes de la derecha, como en la década de los años 60 y 70, cuando el PC y el Movimiento de Izquierda Revolucionaria (MIR) fueron ilegalizados.

Lo cierto es que si bien la disposición del CNE se ajusta a normas contempladas en la Ley de Partidos Políticos vigente desde 1964, también es cierto que se deberían haber tomado como referencia, al hablar de procesos electorales, las elecciones parlamentarias, en cuyo caso tendrían que ser consideradas, a los efectos de la aplicación de lo dispuesto en la ley, las elecciones de 2010 (en la que participaron los partidos de oposición con sus tarjetas,) y las del 2015 (en las que participaron con la tarjeta de la MUD.) Pero no ha sido así, dejando abierta la posibilidad de que en las próximas elecciones queden ilegalizados casi todos los partidos políticos de oposición, muchos aliados del gobierno e incluso, si prospera una demanda en su contra, la misma MUD, con lo que el PSUV competería solo contra pequeños partidos opositores en venideras elecciones que, de no ser por estas circunstancias, tendría irremediablemente perdidas.

ELLA DICE…

Trabas y más trabas es lo que se le presenta a los partidos políticos para poder relegitimarse. Como ya es de conocimiento público el CNE anunció los días para la renovación de los partidos políticos en reunión con las organizaciones, donde la gran ausente fue la Rectora Tibisay Lucena. Esta renovación se realizará los fines de semana desde el 18 de Febrero hasta el 23 de Abril de 2017 y cada partido tendrá dos días para cumplir con la recolección de firmas necesarias para su legalización.

La rectora Tania D’Amelio explicó que son 59 partidos los que solicitaron al CNE participar en la renovación, cosa que harán a través de 360 puntos en todos el territorio nacional. También la rectora D’Amelio informó que las elecciones regionales están interrumpidas hasta que culmine el proceso de renovación de los partidos políticos.

De acuerdo al CNE los partidos deberán recolectar las manifestaciones de voluntad del 0, 5 % de los ciudadanos inscritos en el Registro Electoral Permanente (REP,) en 12 estados, para legalizarse a nivel nacional y aunque no parece algo imposible, Diego Borges de la Comisión Electoral de la MUD en Carabobo y el rector Luis Emilio Rondón, han señalado que es muy difícil porque no dan los tiempos; ambos expertos coinciden al señalar que se deben mejorar las condiciones.

Existen pocos partidos, regionales como CAMINA de Carlos Lozano y PUENTE de Hirán Gaviria a nivel nacional,  que si están listos y renovados para contarse, pero las condiciones para la relegitimación de casi todos los partidos políticos de la oposición, e incluso los aliados del gobierno, constituyen una velada forma de ilegalizarlos y esto es una muestra más que el gobierno no quiere contarse porque perdió el apoyo popular, como quedó demostrado con las elecciones del 6 de Diciembre de 2015. Amanecerá y veremos. @sandyaveledo

ÉL DICE…

 

La normativa para renovar la nómina de inscritos en las organizaciones con fines políticos nacionales, publicada en la Gaceta Electoral 828 del 16 de Noviembre de 2016, vulnera el derecho a la participación ciudadana y el derecho a organizarse en partidos políticos consagrados en la Constitución de 1999. Resulta paradójico que un CNE, controlado por un gobierno que se presenta como un promotor de la democracia participativa y que presume de haberse sometido a más de quince procesos electorales, termine por ilegalizar a casi todos los partidos políticos venezolanos, entre ellos los aliados del gobierno de Maduro, como el Partido Comunista, que ya fue ilegalizado en los años 60 por los denostados gobiernos de la “Cuarta República.”

En su artículo 67, la Constitución establece que “todos los ciudadanos tienen el derecho de asociarse con fines políticos mediante métodos democráticos de organización…, y que tanto los ciudadanos y ciudadanas, por iniciativa propia, y las asociaciones con fines políticos, tienen derecho a concurrir a los procesos electorales postulando candidatos y candidatas.”  Ese derecho está siendo vulnerado por una extemporánea decisión del CNE que ha fijado un brevísimo lapso de 14 horas en fines de semana, que incluyen los del Carnaval y la Semana Santa, para que los partidos políticos se relegitimen.

En materia electoral el gobierno construye con eficiencia sus trampas jurídicas y la oposición representada en la MUD pareciera caer en ellas con agrado.  ¿Por qué los diputados de la MUD que tienen mayoría en la Asamblea Nacional no procedieron a reformar la vetusta Ley de Partidos Políticos de 1964, cuando pudieron hacerlo, para garantizar el derecho de las asociaciones con fines políticos a concurrir a los procesos electorales? El tema de la ilegalización de los partidos políticos abre muchas interrogantes y arroja muchas dudas sobre cierto liderazgo de la MUD que, para un creciente número de venezolanos, parece tan ineficiente, autocrático y corrupto como el liderazgo de este pésimo gobierno. @luisgallog

Deja un comentario