#Opinión Sandy Aveledo & Luis Gallo : ELLA DICE…ÉL DICE… LA CONSTITUYENTE.

El pasado mes de Mayo, quizá como respuesta a la exigencia de la Mesa de la Unidad Democrática (MUD,) que reclama la celebración de elecciones generales, el presidente Nicolás Maduro, en uso de las atribuciones que le confiere el artículo 348 de la Constitución, convocó a una Asamblea Nacional Constituyente. A raíz de ese llamado se ha generado un intenso debate sobre la pertinencia de esta convocatoria. Algunos constitucionalistas han afirmado que una cosa es la iniciativa atribuida al presidente y otra la convocatoria, por lo que tendría que realizarse un referendo consultivo  para que sea el pueblo, en ejercicio de su poder soberano, el que decida convocar o no a una Constituyente. Se debate sobre el carácter originario, con facultades casi ilimitadas,  o derivado, y con limitaciones, que tendría la Asamblea. Algunos dirigentes de la MUD que hace apenas un año abogaban por la realización de una Constituyente dicen ahora que la misma no contribuirá a resolver los problemas del país. Algunos partidarios del “proceso,” distanciados de Maduro, entre ellos integrantes de la Asamblea Constituyente de 1999, se oponen igualmente a su realización y han instalado frentes de defensa de la Constitución vigente. En un panorama confuso, el Consejo Nacional Electoral (CNE,) que a la fecha del anuncio presidencial no había fijado fecha para las elecciones de gobernadores previstas para diciembre del 2016, respondió con inusitada celeridad que las elecciones para la Asamblea Nacional Constituyente podrían celebrarse a finales del mes de Julio. Más de 50.000 personas que se han preinscrito como candidatos tendrán que recoger las firmas necesarias para respaldar su postulación. El lunes pasado, la rectora del CNE Tibisay Lucena  recibió el decreto que amplía las bases comiciales para elegir a los 545 integrantes de la Asamblea Nacional Constituyente (ANC,) que contiene un artículo que exhorta a la ANC a someter a referendo aprobatorio el proyecto de Constitución “que resulte de las deliberaciones de su seno.” La MUD y otros factores de la oposición que no forman parte de dicha alianza  se han negado a participar en un proceso que consideran un fraude electoral diseñado por el gobierno para perpetuarse en el  poder…

ELLA DICE…

El presidente Nicolás Maduro, invocó el artículo 348 de la Constitución Venezolana para convocar a una Asamblea Nacional Constituyente cuando el país en Mayo cumplía un mes de protestas.  Explicó Maduro en su alocución inicial que la ANC estaría conformada por 500 miembros y sería elegida por votos del pueblo. Para dirigir la comisión presidencial Constituyente fue designado Elías Jaua, Ministro de Educación.

Desde ese anuncio en el Mes de Mayo, la oposición ha llamado a más manifestaciones y a desconocer la ANC y a estas alturas los venezolanos no sabemos ¿Cómo quedaría la actual Asamblea Nacional de mayoría opositora y que casi no tiene poder porque el Tribunal Supremo de Justicia, la considera en desacato? ¿Cómo y quiénes elegirán a los integrantes de la ANC?

 

En Venezuela se ha cambiado la Constitución 26 veces, la mayoría de esas oportunidades para convertirla en un traje a la medida para los gobernantes de turno. En esta ocasión la finalidad es perpetuarse en el poder ya que es ampliamente conocido que el gobierno de Maduro ha perdido el apoyo popular y  no ganaría ninguna elección que se haga en Venezuela.

 

En todo caso, para convocar la realización  de la ANC la iniciativa es del pueblo, por lo que este debería pronunciarse previamente a través de un referendo consultivo.

 

Personalmente no estoy de acuerdo que se cambie la Constitución, más bien quiero que se cumpla la que ya existe y por ello miles de venezolanos estamos protestando todos los días. La mayoría de los venezolanos queremos elecciones regionales, vivir en paz, conseguir alimentos y medicinas. Soñamos con un país mejor para nuestros hijos y nietos.  La Constituyente convocada por Maduro no nos ofrece nada de eso. Adelante Venezuela. @sandyaveledo

 

ÉL DICE…

 

Más allá del debate jurídico que se ha generado en torno a la pertinencia  y validez de su convocatoria, su carácter originario o derivado, las bases comiciales y la manera de elegirla, no es el momento para una Asamblea Nacional Constituyente. El país sigue polarizado. La crisis generada por  la caída de los precios del petróleo, la falta de inversión, el desabastecimiento y la inflación, se acentúa atizada por los enfrentamientos políticos y ante  la ausencia de medidas económicas eficientes que pongan remedio a tan lamentable situación.

 

El presidente Nicolás Maduro, apoyado por sus partidarios, ha convocado a una Asamblea Constituyente a modo de estrategia, todo indica que lo ha hecho con la única finalidad de mantenerse en el poder pese a que su ineficiente gestión de gobierno  es hoy  rechazada por la mayoría de la población. Los dirigentes más radicales de la MUD, que hace un año convocaban también a celebrar una Constituyente, ahora se oponen, convencidos de que la violencia en las calles es la vía más expedita para salir de Maduro y conquistar el poder. Ni a unos  ni a otros les interesa Venezuela, solo les interesa el poder.

 

En el mundo occidental las constituciones son, por definición,  construcciones jurídico-políticas creadas para proteger y garantizar los derechos humanos, la democracia, la separación de los poderes y los mecanismos de control de esos mismos  poderes, entre otros principios que fundamentan la base del Estado de Derecho. La creación de una nueva Constitución,  y la naturaleza del Poder Constituyente, que en este caso es claramente derivado, dado que ha sido convocado por el presidente en ejercicio de una atribución constitucional, implican un diálogo, una concertación, una negociación política entre gobierno y oposición que resulta inviable en este  momento de crisis que vive Venezuela. De allí lo improcedente  de esta convocatoria a una Asamblea Nacional Constituyente, a la que la oposición no asistirá, pese a su sustento en una norma constitucional.

 

Tenemos que decirle “No” a la Constituyente del presidente Maduro defendiendo la Constitución del 99 y exigiendo que se cumpla. Tenemos que decirle “No” a la Constituyente  de Maduro abriendo  las puertas al diálogo y desmarcándonos de la oposición violenta que le hace el juego al gobierno.  @luisgallog

 

Deja un comentario