Ella dice Él dice Sandy Aveledo y Luis Gallo: La ineficiencia de Hidrocentro

La ineficiencia con la que la C.A. Hidrológica del Centro (Hidrocentro) ha manejado el suministro de agua a la gran Valencia raya en una actitud criminal. Cientos de miles de personas se quedaron sin agua la semana pasada en la ciudad y durante este año los cortes han sido una constante. Los directivos de la empresa hidrológica han ofrecido toda clase de excusas tratando de justificar estas fallas en el suministro de agua, pero lo cierto es que desde hace años el estado Carabobo  está sometido a un severo racionamiento de agua sin que se explique con claridad   la deplorable situación en la que se encuentran la red de acueductos, los embalses y las plantas de tratamiento y potabilización.

Al frente de Hidrocentro se encuentra un general que no debe tener ni idea de lo que significa gerenciar con eficiencia la prestación del servicio de agua potable. El oficial de marras no declara, no ofrece planes de contingencia ni tiene la elemental cortesía de dar la  cara y hablarle claro a los habitantes de Valencia para informar de la caótica situación de la empresa. Es obvio que no le interesa para nada el asunto del agua. En cualquier momento su Comandante en Jefe premiará su ineficiencia con otra alta responsabilidad o quizá lo veamos más adelante, pidiendo asilo…

ELLA DICE…

Mientras miles de carabobeños estamos sin agua, Hidrocentro sólo informa a través de las redes sociales y con comunicados que están trabajando para  subsanar las fallas y que progresivamente se normalizará el suministro. Excusas y más excusas.  ¿Dónde está el equipo técnico? ¿Que pasa con este gobierno que le da cargos a militares que no están capacitados para gerenciar una empresa hidrológica que debería emplear a ingenieros?

El problema del agua es  resultado de  años de desidia, falta de inversión y mantenimiento  y una gran ineptitud de los directivos de Hidrocentro.  Lamentablemente lo que ocurre con el agua se refleja en la prestación de otros servicios  y por ello los venezolanos no podemos tener  calidad de vida con servicios públicos colapsados y estamos  sobreviviendo en un país que retrocedió 70 años gracias a la Revolución Bonita que solo ha dejado  atraso, miseria y corrupción y quiere seguir gobernándonos.

 

La crisis en el suministro de agua obliga a cancelar sumas exorbitantes para abastecernos del vital líquido, pero poca gente  puede pagar un camión cisterna que está por el orden de los 3 ó 4 millones de bolívares y carga menos de diez  mil litros. Un verdadero drama esto del agua que nos cambia la rutina del día porque ya no somos libres de elegir

la hora del baño o de la limpieza del hogar.

 

Estamos sufriendo la peor crisis hidrológica que se recuerde en el país y los directivos de Hidrocentro y otras empresas del estado encargadas del suministro de agua potable solo responden con tweets  y excusas a través de las redes sociales. Los incapaces directivos de esas empresas, comenzando por el general que está al frente de Hidrocentro deberían hacerle un favor al país y a Valencia y renunciar.  Pero eso no ocurrirá.

Así estamos en Venezuela. SandyAveledoL@hotmail.com @SandyAveledo

ÉL DICE…

Parece mentira que un país con tanto potencial hidroeléctrico este sometido a constantes racionamientos de agua y de luz. No podía esperarse algo distinto después de tantos años de negligencia y corrupción.  En Carabobo  el racionamiento de agua lleva ya bastante tiempo. Pero los directivos de Hidrocentro, comenzando por el general que dirige actualmente la empresa, no dan la cara ni ofrecen explicaciones a los carabobeños. Se trata de una actitud que raya en la comisión de un delito de lesa humanidad. Se está privando a toda una población de agua potable, un derecho humano fundamental.

Son muchas las empresas en manos de militares que al igual que Hidrocentro y Corpoelec prestan un pésimo servicio y que, además de estar muy mal gerenciadas,  están minadas por la corrupción. En cuanto a las fallas en el suministro de agua,  en todos estos años  hubo recursos económicos, y bastantes, para mantener en óptimas condiciones los acueductos, los embalses y las plantas de tratamiento y potabilización que hoy se encuentran en un estado deplorable. Pero el dinero fue mal invertido o simplemente desapareció.

Hoy estamos sometidos a un criminal racionamiento de agua y energía eléctrica. No se trata del resultado de un sabotaje, una guerra económica o de catástrofes naturales .  No tenemos agua por culpa de Hidrocentro, del general que la dirige y de un gobierno que tiene un presidente ineficiente y corrupto que insólitamente busca reelegirse para mantenerse por 6 años más en el poder. @LuisEGalloG