Ella dice Él dice: Bombardeando a Siria” Por: Sandy Aveledo – Luis Eduardo Gallo

Desde el inicio de la guerra civil en Siria, a principios del año2011, el país ha sido bombardeado por Estados Unidos, Rusia, Inglaterra, Francia, Israel, Irán, Turquía, Arabia Saudita, Bahréin, los Emiratos Árabes Unidos, los insurgentes del Daesh ó el Ejército Islámico, por diversos grupos armados y por el propio gobierno del presidente Bashar Al Assad.

Como resultado de ese despiadado torneo de bombas y de toda clase de ataques, se estima que en Siria han fallecido, en el transcurso de la guerra, más de medio millón de personas. Casi 10 millones de sirios se han visto desplazados de sus hogares y la mitad de ellos se han refugiado en otros países en uno de los éxodos más grandes de la historia contemporánea.

Las cifras del conflicto sirio son aterradoras, sobre todo tomando en cuenta que el país tenía, antes del inicio de la guerra, unos 22 millones de habitantes. Pero los hombres, mujeres y niños de la legendaria nación de Aladino y la lámpara maravillosa parecen ser lo que menos importa en esta tragedia en la que los sirios son sacrificados en los altares de la religión y la democracia y utilizados como peones en un ajedrez internacional que juegan imperios decadentes, países milenarios, grandes y pequeñas naciones y gobernantes y reyes que se creen todopoderosos.

ELLA DICE…

Pese a que el pueblo sirio se ha levantado a protestar contra el dictador Bashar Al Assad, este se niega a entregar el poder. El tirano ha preferido llevar a su pueblo a una guerra civil antes que dejar la presidencia de su país que ha ejercido por casi 18 años.
Al Assad fue designado presidente de Siria tras la muerte de su padre, quien gobernó con mano de hierro a su país por 29 años. Ocupó la primera magistratura en junio del año 2000, poco tiempo después de la elección de Hugo Chávez en Venezuela, y rápidamente los dos autócratas se hicieron grandes aliados.

La presidencia de Bashar Al Assad se ha caracterizado por una reiterada violación de los derechos humanos de su pueblo. El suyo ha sido también un gobierno corrupto en el que se ha enriquecido una élite alawita que detenta el poder. Al Assad se ha mantenido gobernando a sangre y fuego, como lo demostró la semana pasada atacando con armas químicas la ciudad rebelde de Duma. Ante ese crimen al presidente de Estados Unidos Donald Trump y sus aliados de Inglaterra y Francia no les quedó más opción que bombardear las fábricas y lugares de almacenamiento de armas químicas para evitar que ataques similares, contra la población civil, se repitan en el futuro. sandyaveledo2018@gmail.com

ÉL DICE…

Hace 15 años, en marzo del 2013, asegurando que Irak poseía y estaba desarrollando armas de destrucción masiva, el presidente norteamericano, George Bush hijo, inicio una guerra contra ese país, derrocando al presidente Saddam Hussein en diciembre de ese mismo año. Finalizada la guerra en la que murieron según diversos estimados entre 250 mil y un millón de personas, quedó demostrado que Irak no poseía armas de destrucción masiva y había terminado sus programas para desarrollarlas en 1991. La guerra tuvo un costo de más de 9.000 millones de dólares y hoy Irak es un país devastado.

Alegando que el gobierno de Bashar Al Assad utilizó armas químicas contra la ciudad rebelde de Duma, el presidente norteamericano Donald Trump ha bombardeado nuevamente a Siria, país que desde 2011 se encuentra en una guerra civil que ha ocasionado 500 mil muertos y ha desplazado de sus hogares a 10 millones de habitantes. El bombardeo no es más que otra injustificada agresión contra un país que, al igual que Irak, es víctima de la ambición de gobiernos que parecen dar mayor importancia al sufrimiento y la muerte de decenas de miles de civiles inocentes.

A Siria no la bombardean para evitar amenazas a la seguridad internacional ni para derrocar a un tirano. Los insurgentes sirios, apoyados en sus inicios por Estados Unidos y sus aliados, no buscan una transición hacia la democracia. Y al presidente Bashar Al Assad, apoyado por Rusia, solo le interesa mantenerse en el poder. La Guerra Civil en Siria, donde todo el mundo se siente con derecho a intervenir, es una verdadera tragedia en la que a diario se bombardea la vida y se violan impunemente los más elementales derechos humanos. @LuisEGalloG