ELLA DICE…ÉL DICE… ¿VOTAR?… ¿NO VOTAR?

Según diversas encuestas la mayoría de los venezolanos se encuentran descontentos con el gobierno de Nicolás Maduro. Esa tendencia no resulta sorprendente en un país que enfrenta una grave crisis en la prestación de servicios públicos, altos índices de criminalidad, desabastecimiento de ciertos alimentos y medicinas y, desde octubre del año pasado, un proceso de hiperinflación. Lo asombroso de todo esto radica en que a pesar de ese descontento Maduro tiene altas posibilidades de resultar reelecto presidente en las elecciones pautadas para el próximo 20 de Mayo. Y es que a menos de tres meses para la celebración de esos comicios la oposición en Venezuela continúa dividida y discutiendo sobre si participa o no en la elección presidencial.

El problema, para la oposición en Venezuela,  no radica tanto en el debate político en torno a su participación en el venidero proceso electoral sino en la manera como los partidarios de la abstención han venido descalificando a quiénes han decido participar. El principal candidato opositor Henry Falcón, postulado por su partido Avanzada Progresista, Copei y el MAS, ha sido acusado de traidor, cómplice del gobierno y más benevolentemente, de tonto útil a las pretensiones autoritarias del gobierno de Maduro. El debate en el campo de la oposición se agudiza, mientras que Maduro pareciera correr  sin tropiezos y prácticamente solo hacia la reelección…

ELLA DICE…

Respeto pero no comparto las opiniones de quienes piensan votar en las elecciones previstas para el del 20 de mayo de 2018, aunque no descarto que de aquí hasta allá cambie mi manera de pensar, pero hasta ahora no veo las condiciones.

Venezuela es un país que se cae a pedazos, donde no hay ningún tipo de garantías, donde la vida no vale nada y los servicios públicos están colapsados. Mientras escribo esto, en cientos de hogares carabobeños no hay luz o no hay agua o no hay gas. Y los dirigentes políticos parecieran estar pendientes sólo de las elecciones.

Yo creo en el voto, nunca he sido partidaria de la abstención, pero no creo en este CNE ni en Tibisay Lucena, ni en los candidatos postulados por el sector de la oposición que ha decidido participar ya que todos han estado vinculados al chavismo.

 

Como lo señalan todas las encuestas la mayor parte de la gente quiere un cambio de gobierno, pero para ese cambio se requieren garantías electorales, un proceso transparente y candidatos opositores escogidos por primarias o por consenso. A falta de todo esto se han pronunciado contra las elecciones, además de una parte importante de la oposición, importantes países de la comunidad internacional, el Secretario General de la OEA, el Grupo de Lima, la Unión Europea y la jerarquía de la Iglesia Católica venezolana.  Por ahora, yo no voto

SandyAveledo2018@gmail.com  @SandyAveledo

 

ÉL DICE…

 

He escuchado con detenimiento los argumentos de quienes creen que no debemos participar en las elecciones del 20 de Mayo.  Los partidarios de la abstención alegan que no están dadas las condiciones para celebrar una elección justa y transparente que refleje la voluntad de los venezolanos. Pese a que esas cuestionadas condiciones son mejores a las que tuvimos en las elecciones de gobernadores y alcaldes celebradas el año pasado, algunos voceros de los principales partidos de la Mesa de la Unidad Democrática (MUD,) y de la “sociedad civil” que participaron en esas elecciones del 2017, nos dicen ahora que estamos ante una farsa electoral y que no hay que votar. Se critica igualmente al principal candidato de la oposición, Henry Falcón, acusado chavista, quinta columna y traidor a pesar de haber sido Jefe de Campaña de Henrique  Capriles y gobernador del estado Lara con el respaldo de la MUD. Se dice asimismo que si votamos en estas elecciones  estaremos legitimando al “dictador” y perderemos el apoyo de la “comunidad internacional,” que el señor Almagro, Secretario General de la OEA, se va a enfurecer, que el presidente Trump se va a disgustar.

 

Algunos de estos alegatos a favor de la abstención pueden parecer inteligentes y hasta bien intencionados. Pero no son mejores que las razones que me han convencido de ir a votar, derivadas de mis convicciones democráticas,  y que veo reflejadas en los argumentos expuestos con maestría por amigos como Eduardo Fernández, Carlos Raúl Hernández, Enrique Ochoa Antich y cientos de miles de venezolanos, entre ellos el candidato presidencial Henry Falcón.  Henry no es un iluminado ni una figura providencial.  Henry es, al igual que yo, un hombre sencillo que quiere ayudar a resolver los problemas del país y está tratando de hacer las cosas bien. Por eso ya me he incorporado a su comando de campaña  en Carabobo y votaré esperanzado por él. @LuisEGallo

SANDY AVELEDO.     LUIS EDUARDO GALLO.