Umbral XXI Doctrina Betancourt Celio Celli G.

(I)
Romulo Betancourt Bello nació en Guatire Estado Miranda, el 22 de Febrero de 1908 y falleció en New York USA el 28 de Septiembre de 1981. Fue un incansable luchador por establecimiento y consolidación de la democracia en Venezuela y toda Latinoamérica. En forma justa se le considera el padre de la democracia venezolana. Fue Presidente de la Republica en dos oportunidades: 1945-1947 y 1958-1964, ambos gobiernos defendieron las libertades democráticas en diversos escenarios internos y externos. Fue Betancourt un político y periodista de una prolífica producción intelectual que produjo material de enorme profundidad principista.

Entre sus aportes a la defensa de la democracia latinoamericana se encuentra la conocida Doctrina Betancourt, conjunto de ideas o propuestas dirigidas a garantizar el no reconocimiento de gobiernos de facto o autoproclamados. Corría la década de los años 40 del siglo pasado cuando Betancourt comenzó a delinear lo que luego sería un cuerpo de principios admitidos en organismos multilaterales como la OEA y aplicados como Politica Exterior de Venezuela durante los gobiernos democráticos.

(II)
Fue en su primer mensaje ante el Congreso Nacional el 13 de Febrero de 1959, comenzando su segundo ejercicio de la Presidencia de la Republica, que enunció: “ Regímenes que no respeten los derechos humanos, que conculquen las libertades de los ciudadanos y los tiranicen con respaldo de policías políticas totalitarias, deben ser sometidos a riguroso cordón profiláctico y erradicados mediante acción pacífica colectiva de la comunidad internacional”. Guiado por este enunciado actuaron los gobiernos democráticos venezolanos desde 1959 hasta 1998.

Hoy en día, cuando estamos a días de que en nuestro país se instaure un gobierno que será considerado ilegitimo, autoproclamado, que viola la Constitución y las leyes electorales, cobra vigencia plena la Doctrina Betancourt. Nicolás Maduro pretende aferrarse al poder a través de un fraude electoral, por medio de un proceso de votaciones que no cumple ni siquiera las más mínimas condiciones o requisitos exigidos universalmente para unas elecciones democráticas.

(III)
La solidaridad democrática de las naciones del mundo occidental se ha expresado en diversas formas y escenarios. La determinante mayoría de ellos están de acuerdo para presionar y sancionar al gobierno de Nicolás Maduro. Lo han advertido, no reconocen los resultados del llamado a votaciones efectuado
por el CNE, hecho a la medida y conveniencia de Maduro, violando las Contitucion vigente y las leyes respectivas.

A lo interno igual desconocimiento han anunciado diversos sectores representativos del tejido social. La Conferencia Episcopal de Venezuela en representación de la Iglesia Católica, la Asociación de Rectores de Venezuela en representación de la academia, Fedecamaras, Capemiac y Fedeagro en representación de los sectores productivos, los estudiantes universitarios, los gremios de profesionales y técnicos, la mayoría de los sindicatos autónomos e independientes de obreros y campesinos, los partidos políticos, asociaciones civiles y organizaciones no gubernamentales. Todos le hemos hecho un llamado para que rectifique. La ambición de poder lo ha impedido, no se sacian y quieren seguir dañando las condiciones y expectativas de vida de las mayorías. A partir del 21 de Mayo el Gobierno de Maduro será considerado una dictadura y así será tratado dentro y fuera del pais. Ninguna dictadura es eterna. En Pie de Lucha!!