El Monje de Camoruco Por Sergio Márquez Parales Columna 26-6-2018

¡Alerta! Personas inescrupulosas se aprovechan de la escasez de medicinas a través de redes sociales.

Las peticiones de medicamentos a través de las redes sociales se han hecho cada vez más frecuentes en una Venezuela asolada por la escasez; y aunque muchos han encontrado una solución momentánea a sus problemas, otros están siendo víctimas de estafadores que se aprovechan de la necesidad de los pacientes.

Si bien es cierto que a través del IVSS o Badán, se logra tener accesos a ciertos medicamentos, la cantidad en existencia de los mismos no es suficiente para abastecer la demanda nacional, lo que se convierte en un incentivo para personas inescrupulosas o empresas fantasmas, que “hacen su agosto” a costa de los ciudadanos.

Es frecuente observar como en diferentes ciudades del país existe toda una red de personas naturales o jurídicas que se lucran del dolor ajeno, cuyo “modus operandi” varía de acuerdo a cada caso, aunque usualmente todos comienzan con una llamada asegurando tener dichos fármacos y exigiendo copia del informe médico y del récipe; a la vez que proceden, a enviar números de cuentas, a los cuales hay que transferir el 50% del costo total de la supuesta compra, para una vez recibido el paquete, proceder al depósito o transferencia del otro 50%; solo que, nunca llega el pedido a las manos del desesperado paciente que hizo el sacrificio de conseguir el dinero esperanzado en aliviar sus problemas de salud, mientras que misteriosamente desaparecen las cuentas bancarias utilizadas para la presunta estafa.

En diversas sedes del CICPC a lo largo y ancho del territorio nacional, “reposan” múltiples denuncias contra personas naturales y jurídicas dedicadas a esta acción innoble que se ha convertido en un nuevo flagelo para quienes además de padecer los estragos propios de una enfermedad, deben lidiar contra el deterioro psicológico causado por la angustia, desesperanza y desesperación por no conseguir las medicinas.

“Lamentablemente, Internet ha sido reconocido como uno de los canales preferidos por quienes cometen ilícitos farmacéuticos”, advirtió Freddy Ceballos, presidente de la Federación Farmacéutica Venezolana; mientras que, la página web de Interpol señala que el riesgo se ha exacerbado por el aumento de transacciones en la red, que ofrece productos “de manera fácil, barata y sin receta” y añade en el informe que el auge digital explica “la creciente participación de redes informales, en lugar de grupos jerárquicos tradicionales, en el crimen farmacéutico”.

El experto en regulaciones de la industria farmacéutica Juan Carlos Rondón señala que en el país se hace imposible calcular la magnitud del problema “porque no hay de dónde obtener una data veraz, y la misma falta de medicamentos se convierte en una oportunidad de oro para los criminales”.

La expansión de las falsificaciones alcanza no solo los medicamentos, “sino también los cosméticos, los productos para mascotas y todo aquello que debería ser objeto de registro sanitario”.

Una reflexión aparte merece el incremento de las iniciativas que se ofrecen a ayudar a afrontar la emergencia humanitaria mediante donaciones. “No solamente en Venezuela, sino también internacionalmente hay muchas fundaciones que están tratando de enviar medicamentos al país y esto también puede también implicar riesgos”.

El experto recomienda que esas fundaciones busquen mecanismos que les permitan contar con procesos verificables y públicos y que tengan la asesoría de personas que conozcan la realidad de la industria farmacéutica.

Rondón señala que el Instituto Nacional de Higiene Rafael Rangel, como principal ente encargado de la fármaco-vigilancia en el país, está llamado a tener un papel más activo para el control de ese tipo de delitos. “Tiene una responsabilidad regulatoria, pero también de educación y prevención de la ciudadanía”.

Como si fuera poco, las irregularidades que afectan la distribución de los insumos y materiales de salud también incluyen la sangre y otros biológicos. De hecho, la compra y venta ilegal de hemoderivados ha sido detectada en algunos hospitales de ciudades como Caracas, Maturín, San Juan de los Morros y Maracaibo. De acuerdo con la secretaria de la Sociedad Venezolana de Hematología, Maribel Meléndez, han recibido denuncias de pacientes que sostienen que en centros asistenciales les han ofrecido bolsas de glóbulos rojos a cambio de un pago en dólares. Sin embargo, los afectados se rehúsan a identificar a los responsables por temor a que en la institución pública se nieguen luego a atenderlos. Esta situación se ha presentado en Caracas, Maturín, Guárico y Maracaibo.

“Quienes trafican son personas que buscan beneficiarse de la escasez de reactivos e insumos médico necesarios para descartar enfermedades, situación que mantiene paralizados 70% de los bancos de sangre de Venezuela”, señala Meléndez.

Entre los casos que se denunciaron estuvo el de un joven que se identificaba como enfermero del área de traumatología de un hospital en Caracas, que se acercaba a pacientes que estaban esperando para ser operados de urgencia y les ofrecía las bolsas de sangre, que aseguraba que podía conseguir a cambio de 8 millones de bolívares.

Cabe destacar, que la Ley de Transfusión y Bancos de Sangre, en su artículo 39, establece que el uso de la sangre humana o sus componentes con fines de lucro puede ser penalizado con prisión de cuatro a ocho años. La representante gremial asegura que la irregularidad se ha solventado en varios hospitales, pero que aún hay instituciones en las que puede estar actuando este mercado negro. Meléndez añade que la escasez de reactivos en los centros públicos y los costos de los insumos que las clínicas privadas se ven obligadas a adquirir en dólares, hacen atractivo este tipo de ilícitos para personas inescrupulosas. “Eso se combatiría fácilmente con bancos de sangre bien dotados”, manifestó.

Algo que agrava aún más lo antes descrito, es que cuando los funcionarios gubernamentales actúan en contra de quienes se dedican a estas acciones, generalmente se desencadena una ola de protestas bajo el argumento de la “solidaridad gremial”, por lo que es frecuente que cada detención de personal hospitalario, supuestamente acusado de hurto y contrabando de medicamentos y otros insumos, trae como consecuencias manifestaciones en los diferentes centros de salud. Fuentes: Marielba Núñez mnunez@el-nacional.com / Omarela Depablos odepablos@el-nacional.com, Lic. Carolina Beracierto, Correo del Orinoco e Internet.

Regresan los chismecitos de “Doña Meche”

“Cuentos de la Cripto”

Recientemente fue sustituida la autoridad única para el Petro. Los pormenores del caso se mantienen bajo estricta confidencialidad; sin embargo, no podemos olvidar que el funcionario en cuestión siempre fue objeto de duras críticas por parte de quienes desde el chavismo lo señalaron de ser “un buen amigo de personajes vinculados a la oposición”. Por otra parte, nos aseguran que vienen nuevos cambios y sustituciones en esta materia a nivel nacional y regional, por lo que tal vez en los próximos días conozcamos los nombres de las personas asignadas para tal fin en cada región.

Acreedores intentarán embargar bienes de Venezuela y PDVSA

Según señala la Agencia Reuters, los acreedores de bonos, tanto de la República como de Pdvsa, adelantan negociaciones para unificar los reclamos relacionados con el impago de dichos papeles en los que ha incurrido Venezuela, e impedir así acciones individuales de algunos de los tenedores afectados. Esto se desprende del comunicado emitido por el Comité de Acreedores de Venezuela este lunes, en el que cuantifican el monto de lo adeudado en $4.000 millones entre títulos de Pdvsa y de la República. Este grupo de inversores reúne el 13% del total de los bonos adeudados, cuyos recursos no han sido desembolsados por el país para sufragar el pago de amortización de capital o intereses por ellos generados. No obstante, según destaca el reporte de la agencia informativa Reuters, “la mayoría de los observadores del mercado coinciden en que los tenedores de bonos no iniciarán pronto reclamos legales”, aprecian. –Las sanciones financieras estadounidenses hacen casi imposible la reestructuración de la deuda de Venezuela. Además, el enfoque del presidente  Maduro en materia de política económica hace que muchos tenedores de bonos crean que no sería capaz de llevar a cabo una negociación seria de la deuda. El comunicado advierte que tanto la Nación como Pdvsa deberán responder por las alícuotas procesales que generen las acciones que se adelantan.

Hasta nuestra próxima entrega amadísimos fieles.