Se fue a casa Portugal y Uruguay clasifica a los cuartos de final

La explanada de la Intendencia de Montevideo (IM), donde miles de personas se congregaron para ver el partido de octavos de final entre Uruguay y Portugal, se convirtió en una ruleta rusa de emociones en la que cada quite de la zaga defensiva era festejado y cada balón que tocaba Cristiano Ronaldo abucheado.

La agónica victoria de Uruguay, que venció 2-1 a Portugal y selló su pase a cuartos de final desató la euforia de las miles de personas, que terminaron el partido al grito de: \”Uruguay nomá\”.

Ahora deberá enfrentarse a Francia, un rival duro que viene de vencer en octavos a Argentina 4-3.

La explanada de la Intendencia ha sido el lugar elegido por muchos para ver los partidos de Uruguay en Rusia, ya que se encuentra en pleno centro de la capital y de frente a la pantalla gigante del Centro de Información Oficial (IMPO).

Con la figura del David de fondo -una réplica de la obra de Miguel Ángel, que se vistió con el uniforme de la Celeste durante el Mundial-, los uruguayos se agolparon para hacer frente al invierno austral y alentar a la selección.

El gol de Pepe, que a los 55 puso el marcador 1-1, cayó como un balde de agua fría para la multitud, que se sumió en el silencio por varios segundos.

La igualdad en el marcador reavivó las quejas hacia Cristiano, que cada vez que se hacía con un balón y disparaba al arco de Fernando Muslera era abucheado por la multitud.

A los 62 minutos llegó el segundo tanto del delantero Cavani y los miles de aficionados saltaron de sus lugares, para gritar el gol y abrazar a todo aquel que estuviera cerca.

Fuente: EFE.