Construyendo Futuro por: Celio Celli G.

En tanto los venezolanos seguimos en caída libre. La crisis se profundiza y abarca transversalmente todos los aspectos de la vida. Económico, político, social, institucional y moral. A once meses de funcionamiento de la Constituyente de Maduro, a ocho meses de electos los Gobernadores de Maduro, a seis meses de electos los Alcaldes de Maduro y a un mes de la fraudulenta reelección de Maduro todo está peor. Se evidencia con mayor fuerza que Maduro y su entorno son los responsables de la crisis que nos acogota a todos los venezolanos. Por eso Maduro debe irse. Tiene que permitir una salida pacífica y democrática a la crisis que nos está destruyendo como Nación y como sociedad.

La calidad y expectativa de vida se deteriora día a día. Los costos de los alimentos de primera necesidad y de las medicinas se hacen inalcanzables para las mayorías. Los servicios públicos básicos, agua, electricidad, gas, transporte y seguridad son deficientes o inexistentes. Todo esto responsabilidad de Maduro y su entorno. Por eso Maduro debe irse, por las buenas, pacífica y constitucionalmente. Ochenta y cinco (85) de cada cien (100) venezolanos se lo exigimos. Más de ciento veinte países del Mundo se lo recomiendan. Maduro vete ya!!.

Una denuncia, otro ejemplo más de ineficacia, la abulia, la piratería y la corrupción con la cual actúa este gobierno, si así se le puede llamar. Lo viví en carne propia esta semana. Lo relato porque asi me lo solicitaron colegas profesores jubilados. El caso es: los Universitarios, profesores, empleados y obreros, activos y jubilados, en base a la contratación colectiva y amparados en el derecho constitucional a la salud recibíamos por parte del Estado, a través de las Universidades, la mitad del costo de las medicinas necesarias para el tratamiento de enfermedades crónicas. Vale decir, la mitad del costo lo pagaba el Estado y la otra mitad los universitarios. Eso funcionó así por años,no se, veinte (20) o treinta (30) años. Existían los controles mínimos indispensables y se cumplía por medio de convenios suscritos por las autoridades universitarias y redes de farmacias reconocidas.

El gobierno de Maduro decidió que ya no sería así. Todo dentro del cerco económico y político al que tienen sometidas a las Universidades Autónomas.
Para implementar la distribución de los medicamentos directamente, procedió a solicitar de los universitarios los requerimientos de medicinas. Eso lo hicimos en septiembre del 2017, hace  nueve (9) meses. Pues bien esta semana anunciaron profusamente entregarían las medicinas. Luego de tres horas de cola bajo un inclemente sol, por medio de un procedimiento absurdo y rudimentario, pasando por ante tres distintos funcionarios, ante quienes debíamos suministrar y comprobar lo que ya habíamos informado hace nueve meses, recibimos algunos de los medicamentos solicitados. En mi caso solicité tres y me suministraron solo dos, pero mayor sorpresa, dieron dos cajitas que alcanzan para un mes. Una burla, nueve meses, tres horas de colas, fotocopias y más fotocopias de recipes e informes médicos para recibir tres cajitas para un mes. La salud es un derecho, no una dádiva. A la universitarios, activos y jubilados, nos corresponden por derecho las medicinas, en forma continua, todos los días, no de mes en mes. Maduro vete ya!!. Hasta el próximo domingo.