Inundaciones en el sur de Venezuela añaden más drama a la crisis

Además del Orinoco, el gobierno mantiene el monitoreo sobre los ríos Amazonas, Cataniapo, Arauca, Apure y Caroní, que se encuentran en niveles críticos”, según el ministro de Interior, Néstor Reverol.

La proliferación de serpientes y otras especies, desplazadas por la crecida, aumentan la preocupación. El suero antiofídico también es escaso.

Para peores, la creciente arrasó con las plantaciones de maíz, yuca, plátano, ocumo y topocho en unos 30 asentamientos rurales de Delta Amacuro (este), según Naveda.

En estados como Amazonas hay una situación muy complicada de acceso porque la navegación en estos momentos se ha imposibilitado y el único mecanismo han sido los puentes aéreos, explicó el ministro de Comunicación. “El Ministerio de Defensa ha establecido un puente aéreo con las zonas más afectadas de Amazonas para llevar alimentos, medicamentos, enseres e insumos”.

En aviones militares, el gobierno ha enviado 10 toneladas de insumos que incluyen hamacas, frazadas, aguas, mosquiteros y alimentos, enumeró Randy Rodríguez, director de Protección Civil.

Las intensas lluvias han ocasionado igualmente daños en carreteras de Monagas, Táchira y Guárico, informó el gobierno.

“Esperamos que sea la voluntad de Dios que el río baje pronto y volvamos a nuestras casas”, dijo Wilmer Ribas, habitante de Ciudad Bolívar, refugiado lejos de su hogar junto a su esposa y dos niños.

Redacción AFP.