El Monje de Camoruco por Sergio Márquez Parales

María Corina se consolida como líder de la oposición venezolana.

Desde esta columna siempre hemos reseñado que independientemente de que se pueda estar de acuerdo o no, con la posición de María Corina Machado, ella ha sido la dirigente que ha mantenido la misma posición frente a los gobiernos del fallecido presidente Hugo Chávez y del presidente Nicolás Maduro.

Aunque muchos la etiquetan de ultra radical, jamás ha disfrazado su discurso y a diferencia de otros, no ha participado en algunas reuniones que se han dado con voceros opositores por considerar que dichos encuentros no producirán lo que desde su punto de vista, “debe ser una transición hacia la democracia”.

Recuerdo que en una entrevista realizada por nuestro equipo el 29 de julio del año 2016, a las preguntas formuladas por la Licenciada Carolina Beracierto Pérez, María Corina respondió lo siguiente:

Beracierto: ¿A Venezuela le hace falta una mujer presidente?

María Corina: “Desde luego que sí, pero lo importante es por qué. Yo creo que así como Venezuela necesita orden y firmeza para hacer que se establezcan normas justas, claras, que se cumplan, ese respeto a los derechos de los demás, se necesita firmeza para tener una administración pulcra de los recursos, y hay que ver cómo las mujeres podemos multiplicar los recursos en nuestras casas, donde come uno comen diez. También el país necesita esa dimensión del amor profundo, de la solidaridad, de la capacidad de nutrirnos en todos los planos. Físicamente somos un país que ha pasado hambre, con niños que crecen sin leche, sin vacunas, sin medicinas, que acarrean por años las consecuencias de este drama, pero es importante también nutrirnos el alma, el orgullo de ser venezolanos, es lo primero que debemos reconstruir, esa emoción de tener una tierra extraordinaria, luminosa, llena de potencial y recursos, y que está en nuestras manos hacer nuestros sueños realidad. Una madre por encima de todo impulsa a sus hijos, le quita los techos, los límites y controles; eso es lo que Venezuela necesita hoy, liberar toda nuestra capacidad creadora, de innovación, nuestros talentos. Estoy convencida de que tan pronto se den las primeras señales de confianza, todos los venezolanos que se han ido van a regresar, y vamos a poder reconstruir con grandes esfuerzos esa alegría de saber que vamos hacia arriba”.

Beracierto:   ¿María Corina quisiera ser esa primera presidenta de todos los venezolanos?

María Corina: “Sí, yo quisiera. Pero estoy muy clara de cuál es la prioridad, y hoy no hay nada más importante que pensar en eso que Venezuela necesita. Hay que parar esta pesadilla, la hemorragia, todos los días se nos van talentos, todos los días perdemos vidas, por eso digo que cada día que pasa es un día que no se recupera.

En los actuales momentos, Machado goza del mayor respaldo entre los llamados líderes opositores, por lo que se da por descontado que en cualquier momento se desatará contra ella una serie de campañas con la firme intención de perjudicar su liderazgo.

Por lo pronto, la señora Machado continúa visitando los rincones de Venezuela, transmitiendo la confianza y la esperanza de que si es posible un cambio de gobierno en el país.