COCINA Y EMPRENDIMIENTO 3.0 OSCAR PÉREZ MEDERO*

  1. Este es un tema que creíamos nunca llegaría a los fogones, pero resulta que hoy en día es imposible pensar en algún emprendimiento gastronómico sin que esté presente la tecnología. No por lo menos en uno en el que queramos llegar a la mayor cantidad de gente posible y complacer de manera integral sus gustos y sentidos; esto tiene que ver con tecnología en la cocina en varios aspectos, desde el último implemento que nos facilitara la masificación de la producción, pasando por el horno o el procesador programables, hasta la presencia del negocio en las redes sociales por el tuit de un cliente, quien se sintió a gusto con el servicio recibido y quiere que todo el mundo lo sepa…
    El tema fue discutido en un grupo de trabajo en el cual participe la semana pasada en un diplomado de gerencia en la Universidad José Antonio Páez de Valencia, en donde conversamos acerca de la importancia del marketing gastronómico, y de lo conveniente de la presencia del restaurant o negocio de comida en las redes sociales -ese poderosísimo instrumento comunicacional que nos brinda el siglo XXI- y llegamos a una conclusión que no por parecer extrema es menos cierta. Si el negocio no está en las redes sociales , entonces no existe. Tener presencia en las redes significa calidad de servicio, algo que cada vez más, los restauradores se empeñan en lograr.
    La buena noticia es que la tecnología comunicacional, puede aplicarse en cualquier propuesta de negocio gastronómico sin diferencias en rangos de inversión. Funcionando tanto para el emprendedor cuya idea es un tráiler de perros calientes y hamburguesas que acepte pedidos vía Whatsapp por ejemplo, hasta el que oferta servicio de chef personalizado para banquetes a precios solidarios. La tecnología nos alcanzó a todos por igual y para todos funciona.
    ¿Quién eres? ¿Qué haces? ¿Dónde estás ubicado? Y lo más importante ¿Cómo se lo haces saber a tus clientes? Son algunas de las interrogantes más importantes que todo emprendedor gastronómico debe hacerse a fin de tener una visión clara de los elementos claves para que el negocio sea sostenible y permanezca en el tiempo, Identificar el mercado y mostrarle su elementos, es lo primero que debe tenerse en cuenta cuando lo que se desea lograr es el éxito de lo emprendido
    ¿Sabía usted por ejemplo que un 29% de los usuarios de redes sociales comparten fotografías de su comida a través de la web, un 89% de la población busca recetas en internet, y un 40% visita desde la comodidad de su teléfono inteligente, Tablet o PC ese lugar al que tanto ha querido ir antes de hacerlo?
    Las tecnologías móviles han logrado cambiar los hábitos de toda la sociedad. Una cena con amigos no es lo que solía ser; sentarse alrededor de una mesa a intercambiar anécdotas y recetas. Ahora significa invitados navegando en la web, revisando su Facebook y tomándole fotos a las preparaciones para subirlas a alguna red social.
    Las redes sociales son quizás uno de los mejores instrumentos que tendremos para evaluar el servicio que prestamos, la presencia en ellas puede ser exitosa o no, es por eso que cada detalle deber ser celosamente cuidado, no podemos distraernos aplicando aquello de que cada cliente de su derecho a escoger el color de su vehículo siempre y cuando sea negro como alguna vez dijo Henry Ford, los mercados como los tiempos han cambiado y se han flexibilizado a tal punto que hay de todo, para todos.
    Cada día más significa una inversión visitar un café, un restaurant o acceder a algún servicio gastronómico de calidad, y no me refiero solo a costos, hablo también de lo emocional, de lo humano y lo divino, del disfrute de un yantar como una forma de alto en el camino en nuestras atiborradas agendas en ciudades que parecieran ir a velocidades vertiginosas, al disfrute integral de un buen servicio, que no es más que buena comida ,que justifique su relación precio- valor, inmejorable espacio físico y mejor atención. Debemos estar seguros de que el cliente se sienta complacido – sin lugar a ninguna duda- por la contraprestación recibida por su inversión
    ¿Cómo sabremos esto? ¿Cómo sabremos si lo estamos haciendo bien o por el contrario hay alguna oportunidad de mejora que debamos aprovechar? ¿Cómo evaluamos nuestro producto? Para ello no hay mejor herramienta que las redes sociales, siempre ha sido un hecho cierto de que la mejor publicidad es un cliente satisfecho, imagínese lo que sucederá cuando sean cientos…Miles, los clientes contentos
    *Chef venezolano autor de “Cuentos de Fogón.”