Protesta indefinida en Hospital Central de Maracay para exigir libertad de médicos residentes

Los médicos del Hospital Central de Maracay entraron en asamblea desde el día lunes para solo atender “estrictas emergencias”, hasta tanto no sean liberadas las tres médicos y residentes de posgrado de Ginecología y Obstetricia de la Universidad de Carabobo (UC).

En la asamblea realizada en el núcleo docente de la UC, en el principal centro médico de Maracay, solo recibirán casos de cirugías electivas y labores docentes de la facultad Ciencias de la Salud de esta casa de estudio.

La licenciada Doris Quintana, enfermera del Hospital Maracay destacó que hoy en asamblea de apoyo den profesionales de medicina y enfermería, a las tres residentes detenidas por el CICPC de Aragua desde el pasado jueves.

Declaran protesta indefinida hasta lograr la libertad de sus colegas, tras alega que se encuentran privadas de libertad de forma arbitraria, tras señalarlas por falsos cargos.

Se espera que la Federación Médica Venezolana y la Sociedad Venezolana de Ginecología y Obstetricia se pronuncien al respecto en las próximas horas.

“Libertad, libertad” piden para las tres médicos residentes del posgrado de Ginecología y Obstetricia en el Hospital de Maracay: Laura Eliza Murillo Bastardo, Gabriela Alejandra Zavala Gámez y Geraldin Andreína Arias Pérez.

Las tres doctoras fueron detenidas el pasado jueves 25 de octubre, en la sede del Cuerpo de Investigaciones Científicas, Penales y Criminalísticas (Cicpc) de Caña de Azúcar, sitio al que asistieron tras ser citadas a declarar. El esposo de una parturienta interpuso una denuncia en la que acusa a las residentes de presunta mala praxis y de traficar personas, tras alegar que la paciente tenía un embarazo doble.

El sábado 27 de octubre a Murillo, Zavala y Arias les imputaron los delitos de homicidio intencional calificado, violencia obstétrica, esterilización forzada, asociación para delinquir, tráfico de personas y alteración y ocultamiento de documento público.

El caso fue remitido al Tribunal de Violencia de Género, que ordenó la privativa de libertad para las tres estudiantes de posgrado.

El Colegio de Médico del estado Aragua y los compañeros de las residentes que cursan estudios en la Escuela de Medicina de la UC rechazaron las acusaciones y la imputación de lo que calificaron como “falsos delitos”.

El doctor José Corado, decano de la facultad Ciencias de la Salud de la UC, dijo durante la asamblea que el gremio médico no permitirá que se le responsabilice por las precarias condiciones en las que ejercen su profesión en Venezuela ni por sus consecuencias.

 

Con información de El Carabobeño.