EL QUIEBRE Jesús Seguías.*

1. Siete palabras resumen a la Venezuela de hoy: Caos, destrucción, miseria material y miseria humana.

2. Venezuela pasa por la tormenta perfecta para construir un nuevo país. Todo se vino abajo. El andamiaje político se derrumbó y quedó a la zaga de la crisis. Perdió capacidad de respuesta.

3. Venezuela comienza a sentir el impacto real de la ausencia de partidos políticos verdaderos y de líderes de nación. Es el quiebre no sólo del gobierno sino de la oposición y del país entero. Estamos hablando por tanto del quiebre del país.

4. EL GOBIERNO está técnicamente noqueado desde hace cierto tiempo pero no hay quien lo empuje. Mientras tanto, sigue mareado pero de pie. Y eso es lo que vale en términos del poder. El país paga las consecuencias.

5. El gobierno está en pleno proceso de “depuración revolucionaria”. Esa es su hoja de ruta, rumbo a lo imposible. Desvarío total impulsado por la determinación de conservar el poder a como dé lugar.

6. La tendencia de La Habana dentro del chavismo se impone. La depuración arrastró a Rodríguez Torres (encarcelado), Ramirez (huyendo) y Jaua (marginado). Ahora le toca a Diosdado, el más difícil. Pero ya comenzaron. Habrá quiebre inmediato? Aun no se sabe. Depende de muchos factores.

7. Dos grandes fortalezas sostienen al gobierno: En primer lugar, su poder de coacción (especialmente el cuerpo de inteligencia policial y militar) que logró convertir al “miedo” en la clave para neutralizar a sus adversarios y enemigos dentro del chavismo y fuera del chavismo.

8. La otra fortaleza es el poder económico, militar y diplomático de Rusia y China. Cuba en este momento no representa un poder tangible determinante.

9. Pero el gobierno no tiene futuro. Eso lo saben todos dentro de palacio. Las sanciones, penalidades y condenas internacionales los tienen entubados en terapia intensiva. No están muertos. Sólo agonizan. Buena parte de los opositores suministran oxígeno de vez en cuando.

10. China y Rusia están preocupados. Negaron nuevos préstamos hasta que el gobierno venezolano ponga orden en casa y renuncie a la mohosa e inútil “economía socialista”. La recomendación china (que ya suena como exigencia) es una sola: pasen directamente al capitalismo. No tienen escapatoria.

11. Pero ni Maduro, ni Delcy, ni Jorge, ni El Aissami aún están preparados para un viraje de esta naturaleza. Siguen reprimiendo a los empresarios. Ningún inversionista confía en el gobierno (ni los chinos siquiera). La crisis sigue a marcha acelerada. Cada día el país es inmanejable… y sin gobierno que resuelva nada. Peligro.

12. EL PSUV ya no es un partido democrático en lo interno. Con Chavez sí lo era. Hoy no consultan a las bases. Las decisiones las toman sustancialmente dos personas (Maduro y Cabello).  Es la nueva Oligarquía del Poder.

13. El tan mentado Poder Popular se trastocó en el Poder de la Burocracia. Es típico en este tipo de revoluciones. Es la farsa. Casi todos los Consejos Comunales, Comunas y sindicatos tienen sus periodos vencidos. Eso debilita la base de apoyo social del gobierno. Ya no hay pasión ni lealtad popular.

14. El pueblo chavista está a la espera de alguien que los seduzca. Pero la oposición es indiferente ante este gran acontecimiento político. Esa pieza no está en los cuadrantes de la teoría de juegos estratégicos de los dirigentes. Andan en la luna.

15. LA OPOSICIÓN también está en quiebre. Partida en tres toletes. Esta desarticulada. Sin brújula. Sin norte estratégico. Sin iniciativa. Sin saber cómo responder a las fisuras y fracturas de su adversario. Hundidos en discusiones estériles, donde todos los culpables acusan a los demás de ser culpables. Increíble.

16. El dirigente que crea que capitalizará este “quiebre-país” para su beneficio político no sólo está evidenciando que no tiene idea del escenario donde está operando ni de la dimensión del problema que tiene en sus manos sino que está delirando.

17. Pero, como dije al comienzo, este quiebre parirá un nuevo país. Y tendrá que hacerse no con marcianos, ni con suizos ni finlandeses sino con los mismos venezolanos  imperfectos de hoy. Queramos o no, así tendrá que ser.

18. Por tanto, más que buscar culpables (tarea hipócrita e inútil), hay que enfocarse en buscar soluciones. Y sí las hay.

19. Mi sugerencia: La Hoja de Ruta País (distinta a la hoja de ruta opositora) hay que concluirla ya. Echarla a la calle. Ponerla en práctica sin esperar por nadie. El que no esté de acuerdo que siga su rumbo y haga valer con los hechos lo que cree que es lo correcto, sin pelear con los demás. El que quiera confrontación que se quede peleando solo, haciendo boxeo de sombra, haciendo alarde de ociosidad política. Esa confrontación es tiempo perdido, y hay mucho trabajo por hacer de aquí en adelante.

20. La hoja de ruta debe construirse sobre una nueva base política. La confrontación “chavistas versus opositores” quedó superada. Venezuela ya es otra. Es hora de aceptarlo, y ponerse a trabajar en la nueva estrategia país. El Frente Amplio es una gran plataforma y ya se activó. Será nuestro próximo análisis.
@jesusSeguias