Umbral XXI Raspando Celio Celli G.

(I)

Para cuando se publique este artículo de opinión Maduro se encontrará en Rusia, tratando de obtener nuevos préstamos, es decir ampliando la ya enorme deuda de nuestra Nación. De seguro, si lo logra, será a costa de seguir entregando nuestras riquezas naturales. Ya el petróleo está hipotecado a futuro con China, ahora están entregando otros minerales como el oro, diamantes y hasta el coltán.

Como hemos dicho en anteriores artículos son unos destructores, han llevado al país y sus habitantes a la ruina. Destruyeron a PDVSA, hoy quebrada económicamente y sin capacidad de producir por las graves fallas operativas y la falta de mantenimiento e inversión. Ahora están destruyendo todas zonas de reserva natural de los estados Amazonas y Bolívar, lo que denominan “Arco Minero”, en donde predominan las mafias y las guerrillas colombianas, todo con la mirada complaciente de quienes deben resguardar la soberanía nacional. Están desesperados por recibir préstamos para seguir desangrando al país con su característica corrupción insaciable. Raspando la olla pués!!

(II)

Los casos de corrupción que se han conocido recientemente, en los cuales están involucrados, convictos y confesos, altos jerarcas del partido de gobierno y del gobierno mismo, todos allegados a Chávez y a Maduro, evidencian como se estableció todo un entramado de complicidades que deja corto al escándalo de la empresa brasileña Odebrecht. Y cabe preguntarse, ¿Como sucedió tal latrocinio? ¿Acaso Chávez y Maduro lo desconocían? Quién puede pensar que con tantos cuerpos de inteligencia y contrainteligencia a su disposición, los precitados presidentes no conocían que sus cercanos e íntimos funcionarios estaban enriqueciéndose groseramente con los dineros públicos. Y es que no eran unos pocos millones de bolívares, fueron cientos, miles y millones de millones de dólares de los que se apropiaron.

(III)

Mientras ellos se preocupan por aferrarse al poder ilegítimamente, para continuar raspando la olla, el país sigue en caída libre. Leemos que la empresa automotriz Ford ofrece un paquete de retiro a sus empleados ya que no tiene un programa o planificación de producción para el venidero 2019. Con una capacidad instalada para ensamblar 17 mil vehículos al año, este año solo produjo 200,  esto producto de las restricciones y controles impuestos por el Gobierno Chávez-Maduro. La empresa está prácticamente paralizada aunque no lo anuncian para evitar que en otro arranque de demagogia decidan tomar sus instalaciones como ya han hecho con otras empresas.

Por otro lado Conindustria revela que solo 20% del sector está activo y Consecomercio anuncia que 40% de los negocios cerraron en este año 2018. Los efectos destructores de la medidas económicas que impone Maduro y que llama pomposamente “plan de recuperación económica”, siguen deteriorando las condiciones y expectativas de vida de la población, de allí que lo inmediato es lograr las condiciones democráticas y constitucionales para que Maduro se vaya. Esto no se aguanta. En Pie de Lucha!!!