Froilán Barrios sostiene que el nuevo aumento salarial es una “burla” al trabajador

El nuevo aumento salarial presidencial de  inicios de 2018 es una burla para todo el pueblo trabajador, que no visualiza medida alguna que detenga la atroz inflación, que convierte en inalcanzable todo producto alimenticio, afirmó Froilán Barrios, el directivo del Movimiento Laborista de Venezuela.

El dirigente sindical hizo serios señalamientos en torno al nuevo poder adquisitivo de los venezolanos  aprobado de manera unilateral del 40 por ciento por parte del gobierno de Nicolás Maduro, el cual conlleva a un ingreso de 797 mil 510 bs, donde solo es salario 248 mil 510 y el resto 549 mil es bono alimentario el cual será emitido nuevamente en “tickets de papel” ante la escasez del sencillo.

 

 En su análisis, recalcó que para la historia quedara el 2017, como el año de récord mundial donde un presidente aumentó seis veces el salario y el efecto de la decisión solo causó pobreza y miseria en la masa de trabajadores,  si se compara con España donde hubo un solo aumento de 4% al salario mínimo inter profesional para 2018 y 0,25%. Ante esto acotó que el tema no son los porcentajes, sino mantener el poder adquisitivo en el marco de una economía estable.

Barrios igualmente criticó la actitud del actual mandatario nacional que se ufana de “su bondad de protector proletario”, cuando la realidad del mercado impone la cruenta situación de pulverización del poder adquisitivo, al palidecer dicho aumento ante el monto de la canasta alimentaria de 14 millones bs. , es decir los 797 mil 510 solo permitirán alcanzar un 5.69% de ese indicador familiar vital para la vida decente.

 

Esta cruel realidad es mas dramática para los pensionados y jubilados cuyo ingreso será de 347 mil  914 bs. producto de la sumatoria de de 248 mil 510 + 99 mil 494 de bono de guerra económica, cantidad que no alcanzara para adquirir las medicinas y la atención de salud.  Por tanto, ilustró que “ese nuevo ingreso no permitirá ni siquiera comprar un cartón de huevos de 30 unidades sobrepasa los 245 mil  bs. , un kilo de queso 230 mil, y 1 kg de pollo 200 mil por solo nombrar una parte de la canasta alimentaria”.

Desde su perspectiva, el régimen “socialista” pretender justificar el apocalipsis de la economía utilizando anuncios demagógicos  salariales, que evaden la solución ante la monstruosa miseria, que ha alimentado por una parte las protestas civiles en diciembre por comida, promovidas por una población que no tiene otro recurso que obtener la caja CLAP para poder sobrevivir y no morir de mengua como está pasando en diferentes regiones de Venezuela. En un contexto agravado por la escasez y por el abuso desatado con el aumento diario de precios ante un consumidor postrado por la inclemencia de la oferta sin control alguno.

Sostuvo también que para cada trabajador venezolano resultó una tragedia el pasado año 2017 cuando cobró las utilidades o bonificaciones de fin de año,  las vacaciones al percatarse que del ingreso salarial del año 2017 de 456 mil 507 solo 177 mil 507 era salario, base de calculo para el monto de la bonificación, el resultado que no le alcanzó siquiera para comprar un par de zapatos.

 

Barrios consideró pertinente en su reflexión la exigencia al gobierno nacional la convocatoria urgente a una reunión conjunta de centrales sindicales, empresarios privados y gobierno nacional para acometer las acciones necesarias para restablecer el poder adquisitivo, orientadas a frenar la inflación, restablecer los servicios públicos, principal causa de la precarización de la vida de todo un país.  “Este es el verdadero temario del diálogo que exigen los venezolanos hoy, si no estamos en el umbral de la inmediata explosión social”.

 

El Carabobeño