Colombia expresa “profunda preocupación” por expulsión de cónsul en Caracas

El Gobierno colombiano manifestó  “su más profunda preocupación” por la expulsión de Venezuela del diplomático Juan Carlos Pérez Villamizar y confirmó que se trata del cónsul general del país en Caracas.


Así lo expresó la Cancillería en un comunicado en el que frente a este hecho manifiesta también su “intranquilidad por la falta de garantías por parte del Gobierno venezolano” a los funcionarios consulares colombianos “para el adecuado ejercicio de las labores encaminadas a dar asistencia a los numerosos connacionales residentes en el vecino país”.

El Gobierno venezolano expulsó a Pérez Villamizar porque supuestamente no contaba con las credenciales necesarias y en respuesta a la expulsión de Carlos Manuel Pino García, ordenada ayer por Colombia.

Pino García, que no gozaba de inmunidad diplomática ya que no se encuentra acreditado como tal ante el Gobierno colombiano, fue detenido ayer en Bogotá y llevado hoy a la ciudad fronteriza de Cúcuta donde fue expulsado porque las autoridades consideraron que representa “una amenaza para la seguridad y la soberanía del país”, según Migración Colombia.

Horas después, al expulsar al diplomático colombiano, el Gobierno venezolano invocó el principio de reciprocidad y argumentó que Pérez Villamizar estaba “ejerciendo funciones consulares sin contar con la acreditación correspondiente de la Cancillería venezolana”, según una nota oficial.

Al respecto, la Cancillería colombiana respondió que, “siguiendo los procedimientos diplomáticos, solicitó la correspondiente acreditación” de Pérez Villamizar como cónsul general en Caracas “mediante nota verbal del 11 de abril de 2018, sin que hasta la fecha se hubiera obtenido respuesta” por parte del Ministerio de Relaciones Exteriores de Venezuela.

En el comunicado, la Cancillería colombiana reafirma su estricto apego a la Convención de Viena sobre Relaciones Consulares de 1963, la cual contiene las disposiciones que regulan la función consular y la asistencia que los Estados pueden proveer a sus connacionales residentes en el exterior. EFE