La Divina Pastora, más de 163 años uniendo a personas por el mismo sentimiento

Tradicionalmente, una  devoción que une a la gente por el amor y la fe, además de que hace que logren traspasar  fronteras, es la que despierta y mantiene desde hace más de 163 años la Divina Pastora, la virgen que llegó por equivocación al pueblo de Santa Rosa hace unos 400 años y hoy permanece allí manteniendo el trabajo evangelizador que iniciara Fray Agustín de Villabáñez, en ese pueblo de Barquisimeto.

Al pasar del tiempo, este sentimiento va creciendo y ha dado paz a todos los creyentes y religiosos, y sobro todo a este pequeño pueblo de Santa Rosa, que estuvo conformado por los indios gayones, guerreros incansables de su época.

A 163 años del inicio de la procesión de la Patrona a Barquisimeto, en conmemoración de la petición del padre Macario Yépez, durante la epidemia de cólera que diezmó a la población, la cantidad de fieles aumenta todos los días y los testimonios de los milagros de la pastora nacida en Sevilla, España, se transmite de generación en generación y capta la devoción de millones de personas que la acompañan año tras año.

Un recorrido de 7.5 kilómetros, tarimas colocadas a lo largo de todo el recorrido, escenas de los fieles que han sido tocados por los milagros de la virgen, autentican la veracidad de los actos realizados a través de su pequeña imagen como es la Divina Pastora. 

Este año, la basílica de Santa Rosa decidió asumir en su totalidad la operatividad y el manejo de la procesión independizándose así de la ayuda gubernamental que siempre había estado presente y que por causas políticas cada vez generaban más controversias entre los fieles. 

Información de El Universal.