El éxito de todos. Ramón Guillermo Aveledo


Ya es una buena noticia que el acuerdo unitario de 2016 se haya cumplido, no obstante que ya las fuerzas democráticas no nos muestran la unidad que las hizo mayoría en diciembre de 2015. Ahora, todos esperamos un desempeño a la altura de circunstancias cuya dificultad es imposible exagerar.
Por lo pronto, es sano que la instalación del cuerpo y la elección de la nueva junta desmientan rumores malsanos interesadamente esparcidos por la mañosa propaganda oficial ayudada, suponemos que involuntariamente, por la desconfianza que ella misma ha sembrado y la insensatez que es otro subproducto por esto que insiste en autodenominarse revolución. En realidad, nadie puede alegar pretextos para no mantener su adhesión al pacto de gobernabilidad del órgano parlamentario. Todos, sin excepción, fueron elegidos con la tarjeta de la Unidad en fórmula unitaria nacional.
El joven representante de Vargas Juan Guaidó presidirá la Cámara. Una oportunidad a la vez para su generación de dirigentes políticos y para su partido Voluntad Popular. Nuestros votos son porque la aprovechen en la mayor proporción posible. Por aprovechamiento entiendo que demuestren al país su capacidad para unir y conducir con eficacia, no sólo a los diputados, sino al país desorientado y necesitado de cambio. Sinceramente deseo que así sea y como ciudadano, estoy listo para apoyarles en esa tarea que no atiende a sectarismo alguno, sea partidista o personalista, sino que es esencialmente nacional.
Lo acompañan en las vicepresidencias Edgar Zambrano de Lara y el capitalino Stalin González, ambos parlamentarios de experiencia. Zambrano tiene origen en el sindicalismo de su región y ha sido diputado en tres períodos. González, venido de la dirigencia estudiantil en la UCV, ya ha sido elegido dos veces. Si trabajan en equipo leal, como cabe esperar, pueden complementarse en sus características personales y políticas. Curiosamente, los tres votados unitariamente, son socialdemócratas. Militan en VP, AD y UNT, miembros de la misma Internacional de esa tendencia.
Como siempre, así como llueven críticas sobre la Asamblea y sus miembros, lloverán opiniones acerca de lo que deben hacer. Frecuentemente, incluso, les pedirán más precisamente quienes más acremente les critican. Ahí, la directiva parlamentaria y el liderazgo político deberán moverse con inteligencia y pies de plomo. No hay soluciones mágicas ni instantáneas. Tampoco recetarios. La política, estrategias claras y tácticas flexibles, requiere criterio informado y acción oportuna, conciencia de los riesgos y amenazas, comunicación con toda la sociedad. Para promover la unidad nacional. Su éxito será el de todos los venezolanos. @aveledounidad