En España. Pablo Iglesias negociará con Sánchez un “Gobierno de cooperación”

El líder de Unidas Podemos avanza que, a partir de ahora, iniciarán una serie de reuniones discretas.

ANA MARCOS   CARLOS E. CUÉ. EL PAIS, MADRID.

El gran avance es que ahora se han puesto de acuerdo en cómo llamarlo. No será un Gobierno de coalición, como quería Podemos, ni un Gobierno en solitario, como pretendía el PSOE. Será un Gobierno “de cooperación”. Y a partir de ahora se abre una compleja discusión para ver qué significa eso. Para el PSOE, implica que habrá ministros independientes pactados con Podemos. “Buscaremos fórmulas para un Gobierno plural con personalidades referentes en sus ámbitos, Iglesias le ha dicho al presidente que lo va a explorar. Es un Gobierno incluyente, no cerrado como el de coalición”, ha asegurado Adriana Lastra. Para el grupo de Pablo Iglesias, que estarán allí los ministros que ellos decidan y les correspondan “sin vetos”, según ha dicho él mismo.

Cuando le han preguntado abiertamente si él estará en ese Ejecutivo, algo que parece ser uno de los escollos centrales de la negociación, Iglesias ha insistido: “El tiempo de los vetos pasó”. “No concibo que el PSOE ponga ningún veto, nosotros no lo haremos”, ha rematado. Lastra no ha querido descartar que esté Iglesias en ese Ejecutivo, pero es evidente que esa no es la opción que está buscando el PSOE en esta negociación que a partir de ahora será mucho más discreta. El pulso de fondo se mantiene, y sigue siendo duro, pero la situación ha cambiado bastante porque el mensaje que se ha trasladado es completamente diferente al del lunes, en el que José Luis Ábalos amenazó con llegar incluso a forzar unas elecciones si no se aceptaban las condiciones del PSOE.

Iglesias ha renunciado al nombre de Gobierno de coalición, pero no a la idea. Con rostro serio, el líder de Podemos ha asegurado que lo importante es que habrá un Ejecutivo con Podemos. “Lo importante son los contenidos” y que se materialice en “un Gobierno plural para afrontar retos de futuro”. “No creo que me esté mintiendo”, ha dicho el dirigente que ha mostrado su compromiso para que se culmine el propósito que persigue desde el pasado 28-A.

El nombre “Gobierno de cooperación” elegido por Sánchez no será un escollo para que Iglesias se siente en una mesa de negociación. “Un Gobierno conjunto es un Gobierno conjunto se le ponga el nombre que se le quiera”, ha zanjado. “A partir de ahora iniciaremos reuniones más discretas Pedro Sánchez y yo”, ha adelantado Iglesias tras un encuentro que ha durado una hora y 20 minutos aproximadamente. En la anterior cita, en La Moncloa, los dos dirigentes estuvieron más de dos horas reunidos.

“Satisfacción tras el encuentro con @Pablo_Iglesias_. Hay voluntad de acuerdo en la izquierda. Trabajaremos por lograr un gobierno progresista cuanto antes. Un gobierno de cooperación, plural, abierto e integrador, para cumplir el mandato de la mayoría social de nuestro país.” Dijo Sánchez en un tuit.

Sánchez e Iglesias comenzarán trabajando en “un programa fundamentado en la justicia social” para después tratar de conformar un “Gobierno en proporción a los resultados electorales”, ha dicho el líder de Unidas Podemos, el mismo mensaje que lanza desde hace semanas. “Ya es hora de que nos pongamos a trabajar”, ha pedido.

El objetivo de Iglesias es entrar en el Ejecutivo y aplicar parte de su programa sustentando en temas sociales. “Hemos hablado de reforma laboral y de justicia fiscal. Nuestras propuestas son conocidas”, ha explicado. “El programa del PSOE es un buen inicio de partido. Las buenas propuestas no pueden quedarse en promesas de campaña, deben traducirse a políticas concretas”, ha resumido el secretario general de Podemos.

Pedro Sánchez y Pablo Iglesias se habían citado a las 10.00 en el Congreso. Los dos líderes políticos se han vuelto a ver las caras después de más de 15 días sin hablar. Su última cita fue hace más de un mes. Entonces parecía factible que Unidas Podemos entrara en el Gobierno siempre que no fueran ministerios de los llamados de Estado. Iglesias está preparado para un pulso largo con un objetivo: lograr dirigir carteras sociales. Su modelo es el pacto de la Comunidad Valenciana.

Este lunes, José Luis Ábalos, el secretario de organización de los socialistas y ministro de Fomento en funciones recalcó que un Gobierno de esa naturaleza “no añade sino que puede restar”, en alusión a los vetos de otros partidos a la investidura de Sánchez por su disconformidad con la entrada de Podemos y sus satélites en el Ejecutivo. El número tres del PSOE remarcó que “concita más aceptación” un Gobierno socialista en solitario “que participando de otras experiencias con las que no llegamos y no resuelven el problema”.

Ábalos esgrimió este el lunes el peligro de una nueva convocatoria electoral para forzar tanto a Podemos como a PP y Ciudadanos a que faciliten la investidura de Sánchez. El mensaje suponía toda una declaración de intenciones en la víspera de las reuniones de Sánchez con Unidas Podemos, Ciudadanos y PP. “La amenaza de repetición de elecciones de Ábalos no gustó a nadie. Tampoco a los electores del PSOE”, le ha respondido Iglesias.