Lucha por el control de Monómeros habría causado destitución de Calderón Berti.

El experto petrolero estuvo en desacuerdo con  la “politización” de la nueva directiva de la empresa.

Calderón y Guaidó ya estaban distanciados a raíz de las denuncias del llamado Cucutazo.

Una disputa por el control  Monómeros Colombo Venezolanos S.A., produjo la remoción del embajador de Juan Guidó en Colombia, Humberto Calderón Berti, luego de que el experto petrolero manifestara su desacuerdo con la integración de la nueva junta directiva de la empresa.

Monómeros Colombo Venezolanos S.A., es una filial Pequiven, la principal petroquímica venezolana, que compró en el 2006 el 100% de las acciones de Monómeros, manejada antes de su adquisición por Venezuela por  un consorcio de empresas públicas y privadas colombianas.

Monómeros produce  los fertilizantes que requiere el sector agropecuario colombiano. La compañía tiene la capacidad para producir anualmente 1,3 millones de toneladas de sustancias orgánicas e inorgánicas para la siembra a gran escala. Se le atribuye el 46% de la distribución de fertilizantes en Colombia y la cobertura de más de 70% de la demanda de agroquímicos que necesitan los cultivadores de papa, café y palma.  Además, su portafolio incluye la producción en grandes volúmenes de ácido nítrico, ácido sulfúrico, sulfato de sodio, ciclohexanona, yeso, carbonato de sodio, azufre, soda caustica, ácido fosfórico, amoníaco, metanol y agua amoniacal. Todos esos productos son imprescindibles para la industria de las medicinas, alimentos, gaseosas, jabones, papel, detergentes, cemento y pinturas. De acuerdo a datos de la Superintendencia de Sociedades de Colombia, Monómeros se ubica en el lugar 128 de las 1.000 empresas más grandes de ese país. En su ramo es considerada una de las ocho primeras de la región Caribe.

El control de Monómeros fue asumido por Juan Guidó, con el visto bueno del gobierno colombiano,  en marzo de este año.  El primer presidente de la directiva designada por Guidó fue Jon Bilbao, un ex gerente de PDVSA. El pasado mes de Agosto, la Asamblea Nacional designó una nueva junta directiva presidida por Carmen Elisa Hernández, también exgerente de PDVSA y una de las  dirigentes del paro petrolero del año 2002-2003. Hernández fue directora general de la Alcaldía de Baruta durante la gestión de Gerardo Blyde y es considerada una ficha política de Primero Justicia.

De acuerdo a Calderón Berti, Voluntad Popular, Primero Justicia, Acción Democrática y Un Nuevo Tiempo, partidos políticos que controlan la Asamblea Nacional, se repartieron la directiva de Monómeros designando además personas que no contarían con las credenciales y la experiencia necesarias para manejar efectivamente la empresa.  Fue después del nombramiento de la nueva directiva de Monómeros que se produjo la ruptura definitiva entre Calderón  Berti y Guaidó, quienes ya estaban distanciados por las denuncias de Calderón sobre los hechos de corrupción del llamado Cucutazo.