México tiene nuevas propuestas económicas para este 2019

México cambiará a partir del próximo año el rumbo de su gasto público. Este sábado el Gobierno de Andrés Manuel López Obrador ha entregado en el Congreso su propuesta de Paquete Económico para 2019, donde el presupuesto del nuevo presidente mexicano apuesta por los programas sociales, la infraestructura, la sanidad y la energía. Para conseguirlo, el político ha reorganizado el gasto corriente del Estado y ha evitado el crecimiento de la deuda pública.

“Hay una observación escrupulosa al principio de austeridad”, ha mencionado el secretario de Hacienda, Carlos Urzúa, al entregar el proyecto a los legisladores. La promesa de López Obrador de no aumentar o crear impuestos se ha mantenido intacta.

Durante los próximos 15 días, los legisladores mexicanos estudiarán la propuesta que estima un gasto de 5,8 billones de pesos. Urzúa ha reconocido que ante una economía global poco favorable, su equipo ha optado por un presupuesto conservador y prudente. “Tenemos que redireccionar el gasto posible a dos asuntos: capital humano e infraestructura pública”, ha dicho. Las prioridades del Gobierno mexicano están orientadas hacia los programas que López Obrador ha anunciado en sus primeros 15 días como presidente. Las secretarías de Energía, Defensa, Educación, Trabajo, Turismo y Bienestar (antes conocida como Desarrollo Social) han recibido la mayor parte de la atención en la propuesta.

La visión de López Obrador se muestra de cuerpo entero en un proyecto que se vuelca completamente a las promesas que el político de izquierda hizo en la campaña presidencial. El plan incluye 6.000 millones de pesos para comenzar la construcción del Tren Maya, la mayor apuesta en infraestructura.

Así como 44.300 millones de pesos para entregar becas a jóvenes sin empleo y 100.000 millones de pesos para la pensión universal de adultos mayores de 68 años. También ha garantizado recursos para la reconstrucción pendiente tras el terremoto de 2017 y la construcción de caminos en estados como Oaxaca y Veracruz. Las ambiciones de López Obrador para algunos programas sociales, sin embargo, han quedado por debajo de las estimaciones que hizo antes de ganar la presidencia.

El nuevo Gobierno calcula que el próximo año México crecerá 2%, la inflación se establecerá en 3,4%, el tipo de cambio se ubicará en 20 pesos por dólar y el precio del petróleo será, en promedio, 55 dólares por barril. Uno de los objetivos de López Obrador es recuperar la producción petrolera a 1,8 millones de barriles diarios —actualmente es de 1,7 millones—, en los próximos 12 meses, por lo que ha lanzado también este sábado el Plan Nacional para la Producción de Hidrocarburos.

El presidente no ha ocultado su deseo de que Petróleos Mexicanos (Pemex) tome las riendas del futuro energético del país. La petrolera estatal ha conseguido un aumento en su presupuesto del 14%, mientras que el organismo encargado de supervisar los contratos privados generados tras la reforma energética del ex-presidente Enrique Peña Nieto, la Comisión Nacional de Hidrocarburos, sufrió un recorte del 30%. El proyecto del aeropuerto de Ciudad de México en Texcoco ha quedado sepultado, mientras que la construcción de un aeródromo en la base aérea de Santa Lucía está contemplada con 15.000 millones de pesos.

 

 

Información de Globovision