PALABRAS, PALABRAS, PALABRAS.

ENRIQUE OCHOA ANTICH.*

Dice aquél que este año sí, Venezuela despegará hacia el milagro económico.

Dice éste que el cambio político, cese a la usurpación y todo lo demás, se producirá este mismo año.

Solía alertar Churchill que no conviene hacer promesas que luego habrán de ser barridas por la realidad de los hechos.

Uno los escucha… y comprende por qué la mayoría del país los ve con desconfianza. Provoca vocear: ¡Ni gobierno ni oposición sino todo lo contrario!

La demagogia es libre… pero no debería serlo tanto.

¿En serio creerá el presidente que habita Miraflores que luego de haber hecho añicos el aparato productivo y pisoteado su propia credibilidad que tiene alguna remota posibilidad de levantar en los mercados financieros los $ 150.000 millones que se requieren para atender sistema eléctrico, servicio de agua, vialidad, puertos, aeropuertos, producción agrícola, recuperación industrial, y, además, renegociar la deuda de otros $ 150.000 millones o más? Promesas, promesas vanas.

¿Creerá el otro presidente… de la Asamblea Nacional… que a ¡cinco meses! de este sainete, mantra incluido; que luego del patético «Sí o sí» cucuteño; que después de la tragicomedia del 30A, entre plátanos y ametralladoras, puede alguien dar por bueno su juramento barinés, su «Esto sí va a terminar en 2019»? Promesas, promesas vanas.

En vez de tanto fuego de artificio, tanta gritería fútil, más bien tengan el coraje de ponerse de acuerdo en algo: nuevo CNE, ya; levantar al menos las sanciones financieras que afecten la alimentación y salud de los niños venezolanos; instalar una comisión técnica conjunta para decidir qué hacer con el sistema eléctrico. Aunque sea esto, y así, paso a paso. Acuerdo parcial por acuerdo parcial hasta llegar a la relegitimación de todos los Poderes Públicos nacionales que bien podría mandatarse por referendo consultivo.

En fin, hechos, señores, pactos, y no palabras, palabras, palabras. @eochoa_antich

(*)  Político y escritor. Miembro fundador del Movimiento al Socialismo (MAS). Miembro de la Concertación por el Cambio.