Umbral XXI Organización

Celio Celli G.

(I)

Escribimos estas líneas aprovechando un corto alumbrón,  palabra acuñada por la imaginación de nuestro pueblo para designar los pequeños momentos en los cuales contamos con el servicio eléctrico, para referirnos a la marcha del proceso que iniciamos el 5 de Enero cuando se eligió a Juan Guaidó Presidente de la Asamblea Nacional, único Órgano del Poder Público legítimo. Ese proceso avanza tal como se programó: cese a la usurpación, gobierno de transición y elecciones libres.

Maduro usurpa las funciones de presidente porque no fue electo en elecciones libres, democráticas, transparentes y competitivas. El Presidente Constitucional es Juan Guaidó. Por eso es reconocido por más de 50 países en el mundo y por más de 85 % de los venezolanos. Por eso Maduro cada día está más débil, carece de apoyo popular y perdió totalmente la gobernabilidad. Maduro no gobierna, se mantiene usurpando el Palacio de Miraflores por la fuerza que representan parte de la alta jerarquía de la Fuerzas Armadas y por paramilitares terroristas armados que mantiene a su alrededor. Se comenta que, incluso, son de nacionalidad cubana.

El fin de la usurpación está muy cerca, eso lo sabe Maduro y su entorno. Por eso sus intervenciones públicas solicitando, casi que implorando, diálogo con la participación de México y Uruguay, únicos países de América que les son cercanos. La verdad es que nadie cree en ese llamado porque en repetidas oportunidades lo han pateado y desacreditado al usarlo solo para ganar tiempo y desmovilizar a los sectores democráticos.

(II)

Es cosa de tiempo la salida de Maduro y  por tanto el cese de la usurpación. Tenemos que hacer lo que nos pide Guaidó para que ese tiempo sea el más breve posible. Mientras más dure la usurpación de Maduro, más tiempo y dinero se necesitará para la recuperación de Venezuela y las condiciones de vida de sus habitantes. El deterioro de nuestras condiciones y expectativas de vida crece exponencialmente. Maduro y su entorno son unos destructores.

El Presidente Guaidó está haciendo su trabajo con excelencia, arriesgando su vida y la de su familia. Nos pide en esta etapa del proceso del restablecimiento de la democracia organizarnos, mantenernos en la calle protestando y rechazando a Maduro y su entorno, pero ahora en una nueva forma, más organizada y focalizada en todo el territorio nacional. Para ello recomienda la constitución de los comités de ayuda y libertad. Estos son pieza fundamental en la Operación Libertad.

(III)

Para constituir un comité de ayuda y libertad debemos convocar una reunión con vecinos y familiares, preferiblemente de cinco o más, aunque de dos en adelante es bueno. Tomar sus datos para mantener una comunicación fluida y permanente entre los integrantes. Inscribir esos datos, preferiblemente, en la página web de voluntariosxvenezuela. Una vez cumplida la etapa de constitución y teniendo una comunicación expedita debemos hacer reuniones periódicas para informarnos  y conversar sobre cómo responder con movilizaciones y protestas simultáneas y focalizadas de acuerdo a los lineamientos de Guaidó y el Frente Amplio Venezuela Libre, cuyo capítulo Carabobo coordina Manuel Barreto H.

También debemos establecer en el seno de nuestro comité un protocolo de contingencia, forma de actuar ante eventos como apagones, incomunicación, violencia en la zona o catástrofe de algún tipo. Se trata de estar: organizados, comunicados y movilizados en permanentes protestas pacíficas y ciudadanas. Somos mayoría y vamos bien. En Pie de Lucha!!!.